Tránsitos de Kirón en la carta de Frida Kahlo.



06 julio 1907. Coyoacán, México. 08:14:00 AM LMT. ZONE: +00:00. 099W10' 00". 19N20'00"

"Gran parte del sufrimiento es por vosotros mismos escogido, es la amarga poción con la cual el médico que se oculta en vosotros cura a vuestro yo doliente; confiad en el médico y bebed su medicina en silencio y con tranquilidad, porque su mano, aunque pesada y dura, está guiada por la suave mano del invisible" – Khalil Gibran – El Profeta.

"Que fácil es para quien está fuera de las murallas del dolor, exhortar y enseñar al que sufre" – Prometeo.

Kirón duele, sin dudas duele. Es una zona propia que no podemos esconder, anestesiar, ni negar; irrumpirá en nosotros cuando menos lo esperamos, o tal vez se infiltrará poco a poco, sin que sepamos muchas veces su origen o razón. Por momentos imposible de descifrar o explicar; sólo la persona que vive ese dolor puede saberlo. El dolor se cura sólo exponiendo nuestro cuerpo y padeciéndolo, para sentirnos vivos y fundirnos en un largo proceso donde el dolor y la alegría de la autosanación conviven. Es lo que muchas veces se siente, ya que para que haya un proceso de curación primero debemos reconocer el dolor, y a partir de allí se celebra la alegría de la sanación. Puede ser un dolor intenso, profundo, que desarrolle en nosotros mayor resistencia física o una claridad mental increíble, de la que muchas veces ni siquiera nos hubiésemos creído capaces de albergar. O tal vez se presente de manera crónica, en una letanía pausadamente aletargada, conectándonos con la soledad, el silencio y la muerte, para ver que hay más allá del límite o la frontera, mediando entre lo personal y lo transpersonal. Zona de dolor, y para ilustrarla, con el mayor respeto y sentimiento posible, la carta de la pintora Frida Kahlo, quién comentando sobre sus pinturas, en una charla con Trotski, una vez dijo: "Todos podemos aguantar más de lo que creemos". A lo que el agregó: "Todos estamos solos con nuestro dolor", una síntesis que refleja en ella misma la capacidad de resistencia y fortaleza que desarrolló Kirón, junto con otros planetas que no consideraremos en este trabajo, a lo largo de su vida. Ahora sí nos abocaremos a su Kirón natal, para luego considerar los tránsitos en el desarrollo de su Carta natal. Frida Kahlo tiene a Kirón en la casa VI bajo el signo de Acuario. Se encuentra a 17° 18', estando la cúspide del descendente a 19° 52', por lo tanto Kirón al estar a 2° de la cúspide pasa a actuar en Casa VII.

Kirón es el gran sanador herido que viene a enlazar lo viejo, experimentado en otras vidas, con lo nuevo a transitar. Nos trae la herida del alma: que sólo puede ser curada por la causa que la produce . El signo y la Casa donde se encuentra son orientadores en ese sentido y nos ayudan a nuestra evolución y sanación. En la Carta natal de Frida, Kirón, como ya dijimos, está en la Casa VII , análoga a Libra, el signo que incorpora al otro. En esta área se inicia el hemisferio superior de la Carta , que indica la relación con los demás; y aquí, específicamente, con la pareja/s, la forma de establecer contactos, las personas que cobran significado en su vida. Kirón aquí es un indicador de que ella viene a sanar vínculos y relaciones dañinas, pero sufriendo primera y consecuentemente numerosas crisis de pareja. A lo largo de su vida, éstas fueron una constante, ya sea con su esposo Diego u otros amantes. Aquí late la herida profunda, el desgarro del alma, el no encontrar, al menos en su fantasía, a su amante ideal o alma gemela. Este emplazamiento indica que el equilibrio entre el propio deseo y el del otro es algo muy difícil de lograr, y que en su caso la hizo oscilar aún más entre los polos víctima – victimaria. La energía de Acuario en la cúspide de esta Casa le brinda una mente rápida, audaz, innovadora, con gran desapego y mucha independencia. Estas conductas, que para su época eran desprejuiciadas, posiblemente la hacían sentir a veces incómoda por sus excentricidades y originalidad, produciéndole una gran angustia existencial, ya que la energía acuariana tiene mucho sentido social y de hermandad y sueña con un mundo comunitario donde sus ideas, a veces utópicas, puedan realizarse con libertad. Aquí subyace también la otra cara de su herida, la de sentirse diferente, rara, excéntrica, no encajando en los cánones sociales imperantes de su época. Pero es, precisamente, a través de este desafío como pudo cobrar identidad y darle forma a esa Frida "diferente", tanto desde el sentido estético, como social y personal.

A continuación analizaremos algunos años de su vida, relacionando circunstancias de su vida con los tránsitos de Kirón.

Nacimiento

Kirón con este emplazamiento convoca a la sanación de los vínculos, sobre todo de la pareja. Teniendo en cuenta que en los primeros años de vida se determina la psique de las personas a través de sucesos y energías que se viven de forma inconsciente, podemos decir que la herida del alma relacionada a sus vínculos, probablemente la haya vivido a través de sus padres, siendo un indicador de que la relación entre ellos era difícil. Frida fue la tercera de cuatro hermanas y la madre queda embarazada cuando ella tenía dos meses. Kirón en Acuario, con su regente Urano en Casa V – la Casa de la identidad, análoga a Leo – nos muestra que ella ha sido "la diferente, la rara, la mosca blanca", en su familia y también durante su etapa escolar, y que ha tenido sentimientos de profunda soledad, retraimiento y aislamiento. A veces, la persona se actúa desde el dolor, como parece haber sucedido con ella, tornándose en una persona rebelde con o sin causa. Sabemos que fue revolucionaria e inconformista, lo que nos lleva a pensar que la energía uraniana –en conjunción con Marte– impidió que se situara en la posición de víctima, pero además le brindó una gran fortaleza para soportar el ser diferente y comenzar así la sanación de su herida del alma.

Años 1909/1910/1911: Kirón, en tránsito por la Casa VII , forma una cuadratura con la Luna natal.

Al año de edad este tránsito coincide con el nacimiento de su hermana, que se suma al no haber podido ser amamantada por su madre (tuvo una ama de leche, que era una mujer india). La falta de amamantamiento, nutrición y contención de su madre, quien en la primera infancia de Frida debió llevar adelante un embarazo y crianza de otro bebé, hace que sea su madre la que manifieste la herida lunar, viviendo Frida esta instancia inconscientemente a través de ella. Este aspecto con la Luna activa el cuerpo emocional, imprimiendo sentimientos de abandono y rechazo. Esta activación del cuerpo emocional y de su inconsciente al mismo tiempo, probablemente hayan sido la fuente que produjo imágenes, que luego serán vividas a través de su "amiga imaginaria", de la cual tanto habla. La cuadratura con la Luna , más su Kirón natal en Acuario en Casa VII, plasmará una herida en la energía femenina (como madre y mujer) que, al ocurrir en sus primeros años de vida, pulsará desde su inconsciente. Más adelante, la vida pondrá de manifiesto la dimensión de esta herida. Queda así plasmada la primera herida en el encuentro con el otro, Casa VII, que en su caso fue su madre, reactivándose el mecanismo en cada nuevo encuentro con el afuera. Como si reviviera de manera dolorosa aquellas primeras instancias. Recordemos que, para la psique de una persona, los vínculos primarios, madre y padre, son fundamentales para el desarrollo de su identidad, algo que se ve notoriamente perturbado cuando observamos tránsitos difíciles que en los primeros años afectan al Sol y/o la Luna. En los años

1912/1913 y 1914: Kirón no forma aspectos con planetas pero su biografía nos dice que comienza el jardín de infantes, y a los seis años contrae poliomielitis, quedándole una pierna más corta – renga –, lo cual provoca que sus compañeros la burlen y se rían de ella. Su casa y su cama especialmente se transforman así en su "Cueva kironiana", centro de su vida, donde se refugia como un animal herido. Comienza a vestirse de varón para disimular su cojera, lo cual hiere aún más su femineidad. Como relata su biografía, ella se defendía de forma activa y su infancia fue muy violenta. Una compañera le dijo "a ti te recogieron de un basurero", lo cual hace que Frida entre aún más en estados de introversión y aislamiento, que alternaba con ser un marimacho violento. Aquí vemos la oscilación de su oposición natal Marte–Urano (Casa V) Sol–Neptuno (Casa XI)

1915: a los 8 años Kirón entra en la Casa VIII , y hace cuadratura con Plutón. Recordemos que el año anterior (1914), Frida fue víctima de una enfermedad que la lastima. Lastima su cuerpo, su autoestima, manteniéndola en cama inmóvil durante nueve meses. El ingreso de Kirón en Casa VIII la pone nuevamente en contacto con experiencias dolorosas, donde se vive intensamente un gran temor a la muerte. La cuadratura con Plutón potencia este ingreso de Kirón en la VIII , sintiendo todavía más el dolor, la sensación de su cuerpo victimizado, la presencia cercana de la muerte. Se siente herida ante la mirada de los demás por su cojera, adaptándose a esa nueva situación de su cuerpo a través de una vestimenta más bien varonil, usando pantalones anchos que taparan su defecto. Esta época de su vida refuerza mucho más la buena relación con su padre, y la mirada de él puesta en ella como el hijo que nunca tuvo. Este año su madre socorre a un rebelde que cae herido de bala en una pierna. Ella dice que con tan sólo mirar esa pierna volvía a sentir su pierna enferma, a sentir el dolor. Sabía perfectamente qué significaba ser víctima de una dolencia.

1916 y 1917: Kirón hace conjunción a Saturno y cuadratura con Plutón y Venus. La conjunción con Saturno pone de manifiesto situaciones relacionadas con las características del arquetipo: límite, responsabilidad, exigencia, estructura. Es un período donde Frida encuentra muchos obstáculos y el "apoyo" con el que contaba hasta ese momento la abandona: su hermana Matilde se fuga con su novio. Es probable que esta situación haya dado lugar a un momento de mucha soledad, que luego favoreció la formación de su endoesqueleto, su estructura interna de autosostén. Creemos que Kirón en cuadratura con la conjunción Plutón – Venus, debe haber hecho estragos en su lado femenino, en su autoestima. Frida está acercándose a la adolescencia sintiéndose fea, coja e incapacitada por su polio. Se resalta todavía más su masculinidad y el padre reafirma que "es su hijo preferido".

1920: Kirón hace cuadratura con Urano. En la carta de Frida, Urano es un planeta muy importante ya que le brinda, como ya dijimos, la posibilidad de dejar de sentirse víctima por sus impedimentos físicos, y empezar a entusiasmarse por ideales que la impulsen a vivir intensamente sin caer en la melancolía. Es el año en que Frida inicia su militancia en los grupos estudiantiles radicales y agudiza su rebeldía en el núcleo familiar.

1921: Kirón forma una cuadratura con Urano, Marte, Sol y Neptuno. En esta etapa, Kirón deja sus heridas de lado para sentir la fuerza de acción por medio de Marte y Urano, haciéndola participar activamente en política. Esta conjunción (Marte– Urano) es una llave vital en su Carta, porque es el disparador para salir de los estados de melancolía y depresión (hasta ahora provocados por la poliomielitis). La conjunción natal Sol – Neptuno la sume en situaciones constantes de melancolía, reiteradas a lo largo de toda su vida. Se evidencia en estos aspectos la dualidad Acción/Melancolía – Victimario/ Víctima.

1922: con apenas 15 años, Frida inicia sus estudios en la Escuela Preparatoria Nacional en la Ciudad de México, la más prestigiosa institución educativa que apenas comenzaba a admitir chicas como alumnas. Frida era una de las 35 mujeres en un grupo de 2000 hombres, siendo además cabecilla de un grupo formado por chicos rebeldes. En este año Kirón en tránsito forma una T Cuadrada con la oposición Sol–Neptuno en Cáncer en Casa XI – Urano–Marte en Capricornio en Casa V. Estamos ahora ante l a energí a ví­ctima–victimario de Kirón en cuadratura con dos conjunciones que enlazan lo personal con lo transpersonal: en Casa V buscando seguridad a través de una identidad propia, la seguridad del Yo; y en Casa XI a través de causas que impliquen grupos con una búsqueda en común, grupos con los que se identifica y en donde encuentra reconocimiento. Es el momento, Kirón afectando al Sol y a la Casa V , que se ponga de manifiesto a una niña herida involuntariamente por un padre que ve en ella al hijo varón que no tuvo y en quien deposita grandes expectativas, pero ¡que ella misma necesita cumplir!

La Casa XI, sede en su caso del Sol, indica una búsqueda de seguridad intelectual y social, aliándose a grupos que compartan las mismas inclinaciones intelectuales, el mismo pensamiento político. Seguridad que busca establecer un firme objetivo individual, no sólo de necesidades personales sino que armonicen con las necesidades de la sociedad en general. Frida se sentía hija de la revolución y estaba orgullosa de estar rodeada de gente con sus mismas aspiraciones, y la subversión a cualquier autoridad la deleitaba. Ella se manifiesta como una adolescente en apertura hacia nuevas dimensiones transpersonales de la vida. La oposición Sol – Neptuno en Cáncer versus Urano – Marte en Capricornio indica fuertes enfrentamientos de la conciencia, en donde se genera un quantum de energía que intenta afinar a esta joven, de gran fuerza interior, como un instrumento musical en búsqueda de su propio sonido y a la vez en sintonía con su orquesta. Existe una tensión interna muy grande con una necesidad de sanación y equilibrio profundo.

A través de este tránsito, Kirón cuadratura Sol–Neptuno, que se reitera en los años 1922 y 1923, se activa una herida en el principio solar masculino, una necesidad de sentirse el centro de la propia existencia o bien desde esa percepción convertir a otra persona en su centro. En este año se enamora de Alejandro Gómez Arias y cambia lentamente su aspecto varonil. También conoce a Diego Rivera, quien estaba pintando el mural "La Creación" en el auditorio de la escuela.

La conjunción mencionada hace que el registro del padre sea confuso o fantasioso, y hasta que se resuelva proyectará sus fantasías en los hombres de su vida. Es un indicador de enamoramientos teñidos de fantasía e idealismo, que difícilmente se pueda encarnar en una relación real. Una relación con el Dios arquetípico que anhela encontrar en cada uno de sus encuentros amorosos, con la consiguiente desilusión, aunque también fue una de las más importante fuentes de donde se nutrió su arte. Kirón posibilita la autosanación a través de la integración de las triplicidades intuición– intelecto– instinto, donde el hombre–intelecto hiere al animal–instinto, para luego encontrarse con el centro de su Sol, su intuición, su dios interno. Pero la unicidad (el Camino heroico solar) implica muchas veces soledad para encontrar el centro regulador y sentir el propio corazón, en la intimidad y familiaridad de su propio mundo canceriano. En cambio, Urano–Marte la llevan a tratar de alcanzar la libertad rechazando estructuras externas, y demuestra una mente brillante que se manifiesta a través de Capricornio, indicador de ambición en la vida: cuando se inscribe en la prestigiosa preparatoria, su aspiración era ser médica Demuestra fuerte carácter y personalidad, con valentía, sentido, propósito y dirección, iniciando una carrera netamente masculina para la época. Su manera de vestir marca un estilo propio desafiante, muy varonil, que luego adquirirá un carácter folklórico; es líder en su grupo y subversiva ante cualquier autoridad. Existe una gran fuerza interior para emprender acciones directas, responder a retos y desafíos y luchar con decisión por ellos. Hay mucha vitalidad y una apertura desinhibida a la sexualidad.

1924: Kirón entra en la Casa IX , invitando a expandir conciencia yendo en búsqueda de lo que realmente tenga significado y propósito en la vida, a través de estudios terciarios, del conocimiento de otras culturas, de los viajes y de la filosofía. Todo esto se acentúa con la cuadratura que Kirón hace a Júpiter, en los años

1923–24 y 25. Frida nace de padre húngaro–alemán de religión judía y de madre de ascendencia española–indígena de religión católica. Se cree además que sus abuelos y resto de antepasados paternos pertenecieron a la burguesía húngara. Estaba orgullosa de su mejicanidad y de su tradición cultural, enfrentándose a la penetración de las costumbres estadounidenses. Se consideraba hija de la Revolución. Crece en ella la necesidad de encontrarse con pares que compartan sus puntos de vista e ideologías políticas, en un afán de mejorar a la sociedad. Kirón debe haber tocado una vieja herida al sentirse hija de un padre extranjero, de alguna manera exiliado, y cuyas creencias religiosas no eran las de la mayoría, pero sobretodo contrastaban con las de su madre y familia materna, creando un conflicto o confusión religiosa.

1925: fue víctima de un accidente de tránsito que cambió dramáticamente el rumbo de su vida. Sufre gravísimas lesiones que la inmovilizan por tres meses; además la medicina de la época la torturó con operaciones quirúrgicas y corsés de distintos tipos, además de atroces mecanismos de estiramiento. Comienza su batalla de por vida contra el dolor y pinta también su primer autorretrato con la ayuda de un espejo colocado en el dosel de su cama. Una confrontación con ella misma que da apertura al complejo mundo psicológico, que se refleja posteriormente en sus magníficas obras llenas de sus propias imágenes interiores. En este año Kirón, además de continuar su tránsito por Casa IX, continúa la cuadratura con la conjunción Júpiter – Nodo norte, en el signo de Cáncer en Casa XII. Frida se siente bloqueada por sus heridas y limitaciones, por un destino que en segundos lesionó su pelvis, la columna, la nuca, costillas, fracturó su pierna derecha en once partes y dislocó su pie. El enfrentar este destino le hace ahondar el contacto con sus sentimientos, comprender el significado del sufrimiento, los aspectos dolorosos y restrictivos de la existencia y la mortalidad. Una gran oportunidad para poner a prueba su fe y la expresión de lo divino, sus creencias y sentimientos religiosos, y su imagen interna de Dios. Pone cuerpo a una pesada carga de dolor que por destino pertenece tanto a su inconsciente personal, como al familiar y colectivo (desde su Júpiter y Nodo Norte en Cáncer en Casa XII), dónde su sentir y también su padecer son universales. Un hierro le atravesó la espalda surgiendo por su vagina, negándole para siempre la posibilidad de ser madre: angustia y dolor en el femenino profundo, y en resonancia con los dolores de las mujeres que no pueden vivir la maternidad en toda su expresión. El arte le permitió expresar ese inmenso dolor, transmitirlo y transmutarlo a través de las fuertes imágenes que plasmó en sus obras, reconocidas mundialmente.

1927 hasta el año 1929: hay una cuadratura de Kirón con Mercurio: tal vez aparezca la imposibilidad de decir con claridad lo que desea (si fuera un consultante, le recomendaríamos que escriba para clarificar sus ideas). O tal vez surjan temas pendientes con hermanos (vínculo decididamente kármico por estar en XII)– incluyendo rupturas –, temas de aprendizaje desde sufrimiento en el trato o en la manera de aprender etc. Frida tiene a Mercurio en Casa XII en Leo: tengamos en cuenta que Mercurio en Leo está en caída, que muchas veces implica una manera de ser arrogante y cerrada a las opiniones de los demás, con la tendencia a ofenderse fácilmente. Debemos tener presente que en la carta de Frida, es el regente de la Casa XI , lo que podría sugerir la necesidad de pertenecer a un grupo (una Red) diferente (fue trotskista) para poder manifestarse.

1930: Kirón hace la cuadratura creciente tardía sobre su Kirón natal. Recordemos que en esta cuadratura se elige uno de los polos, Víctima o Victimario (un polo se integra excluyendo al otro). Considerando su ubicación natal en Acuario, en el polo Víctima se podría sentir fuera de lugar, el patito feo, la diferente; en cambio, si expresa el polo Victimario, se desafía al mundo exterior. Como ya hemos analizado esta posición, añadimos solamente que tal vez en otra vida, haya experimentado el exilio y el contacto con la locura, o haya vivido instancias revolucionarias, como si tuviera el siguiente discurso interno: "ya que no pertenezco a ningún lugar me manifiesto en contra de todo". Como Urano es el regente de la Casa VII (estando en aspecto tenso con Marte/Sol/Neptuno) podría declarar al otro como enemigo, vivir cortes abruptos en sus relaciones – tal vez con violencia –. Notablemente, durante este período se casa con Diego, formando un vínculo realmente particular, ya que ambos tuvieron una relación libre, dando y recibiendo libertad (libres hasta con sus infidelidades). Aún así, con altibajos y separaciones, mantuvieron el vínculo hasta la muerte de Frida, quien escribió en su diario " Lo amo como a mi propia piel". Podríamos decir que su relación con Diego fue para ella un elemento importantísimo de sanación de su herida kironiana.

1932: Kirón entra en Casa X, donde pueden presentarse temas relacionados con el modo en que deseamos que nos vea la sociedad, o tal vez darnos cuenta de que no hicimos nada por nosotros mismos, o llegar a perder todo lo logrado. Es ahora cuando Frida se relaciona con la alta sociedad americana (Ford/Rockefeller), para no sentirse la mujer de… Kirón está en conjunción con la Luna durante 3 años ( 1933 a 1935), exaltada en Tauro: vuelven a abrirse temas, para ella de extrema sensibilidad, relacionados con la madre y/o con su maternidad. Durante este período pierde su segundo y tercer embarazo y fallece su madre. Frida regresa desde el exterior a su patria natal. Estos acontecimientos ponen de manifiesto aún más la necesidad de que la conciencia, en relación a Luna –Cáncer, acceda a otro nivel.

1936: Kirón transita sobre la conjunción Venus–Plutón. Este tránsito puede generar situaciones donde afloren la intensidad sexual, el poder, la venganza, los celos pero, además, el carisma que suelen tener estas personas. Dicha conjunción actuó durante este año y el siguiente, expresándose, en su caso, con un tórrido romance con León Trotsky ¡qué estaba alojado, junto con su esposa, en la casa de Diego y Frida!

1937: Kirón entra en la Casa XI. Si tenemos en cuenta que su Kirón natal es acuariano, el paso por este lugar pudo haber removido la herida con respecto al lugar de pertenencia y a ser "la diferente"; también puede haber estado rodeada de mucha gente, al estilo geminiano (Géminis en cúspide de XI), aunque el centro de su universo era Diego (Sol conjunción Neptuno en Cáncer) 1938: Kirón continúa transitando Casa XI, en conjunción con Venus, cuadratura con Saturno y oposición con Urano: es durante este período donde Frida viaja a Nueva York, se lleva a cabo la primera exposición individual de su obra y logra vender gran parte de los cuadros. Además mantiene un romance con el fotógrafo Nickolas Muray. Si lo expresamos astrológicamente: los proyectos (Casa XI) tomaron forma (Saturno). Y la creatividad de Urano, en Casa V en oposición a Venus, se pone de manifiesto tanto en su obra artística como por su relación amorosa.

En 1939 Kirón hace conjunción por tránsito con Neptuno, Sol y Júpiter en Cáncer, en oposición con Urano–Marte en Capricornio, en Casa V. Dicho tránsito activó el movimiento pendular propio de las oposiciones. Un extremo habitado por la melancolía y la fragilidad emocional, que incluso derivaba en su caso, hacia la depresión; y el opuesto signado por la rebeldía, la violencia, la originalidad, la espontaneidad y la agresividad, entre algunos de las características pertenecientes a Urano–Marte. El poder encontrarse con ambos extremos le brindó la oportunidad de reconocer las figuras de víctima y victimaria propias del arquetipo kironiano en tránsito. El identificarse con Urano–Marte pudieron provocar en Frida cambios inesperados (Urano) y hasta violentos (Marte), que dieron lugar, entre otras cosas, a las diferencias de criterios, que terminaron con la estadía del matrimonio Trotsky, en casa de los Rivera. Posteriormente viaja a París para participar de una exposición de arte dedicada a México junto a otros artistas: es a través de sus pinturas (Casa V) que deja su "mundo canceriano". Es reconocida por prestigiosos artistas, como Picasso, Kandinsky y Miró, entre otros. Es tapa de la revista Vogue, debido a su estilo personal sumamente exótico (Urano). En su paso por Nueva York termina su romance con el fotógrafo (Urano–Casa V), y cuando regresa a México se divorcia de Diego. ¿Se está liberando de la tendencia simbiótica? Problemas serios de salud la obligan a guardar cama, utilizar una silla de ruedas, y comienza a abusar del alcohol para calmar sus dolores. (Sol–Neptuno). Los sucesos de su vida en este período nos muestran como se manifestaron los contenidos de las Casas y los arquetipos que conforman esta oposición.

En 1940 Kirón ingresa en Casa XII: este tránsito sobre las aguas cancerianas, matriciales y colectivas, pudo generarle una sensibilidad máxima, removiendo y resignificando heridas personales y ancestrales. Asimilar lo que le era posible para su propia evolución y drenar el resto; podríamos decir que tomar lo que flota sobre las aguas profundas de esta compleja Casa XII. Es necesario llevar a cabo un balance y cierre, propios de esta área. La conjunción con el Nodo Norte, en Cáncer en Casa XII, pudo haberla conectado con su propio destino, que en el caso de Frida fue su obra. Ella pudo universalizar, a través de sus pinturas, la energía canceriana, plasmando el dolor femenino propio y también el colectivo: la intimidad, el sentir, las emociones; pintando sus entrañas hizo un trabajo reparador para su propio dolor y el de las mujeres del mundo.

1941: Kirón hace conjunción con Mercurio natal en Leo en Casa XII, otorgándole la posibilidad de rever temas con sus hermanas, limpiar su posible dificultad para comunicarse y escuchar. También pudo brindarle una comunicación de índolo universal.

1942: Kirón cruza el Ascendente y entra en Casa I, comenzando un nuevo ciclo kironiano, y ofreciéndole la posibilidad de hacer un trabajo con su identidad, resignificando y concientizando más aún, no sólo quién es, sino qué heridas porta. Hace la primera oposición con su Kirón natal (en Casa VII), detonando cuestionamientos sobre cual es su relación con "el otro". Por otro lado, el nuevo contacto con la Luna desde una cuadratura, expone nuevamente la herida relacionada con su propia maternidad, la relación con su madre y el matriarcado (hechizo de Cáncer en la cúspide de Casa XII). Una posible sanación de dicha cuadratura pudo ser su trabajo de maestra de pintura en una escuela donde se forma un grupo de alumnos llamados "los fridos", a los cuales termina enseñando en su propia casa debido a sus problemas de salud.

1943: Kirón sigue transitando en Casa I y en cuadratura a la Luna. La tensión que continúa ejerciendo sobre la Luna posiblemente la llevan a la necesidad de hacer un el duelo consciente ante la imposibilidad de ser madre, y la consiguiente sublimación a través de sus alumnos, que este año hacen su primera exposición. Recordemos que su Luna natal se encuentra en casa X, en Tauro, en el cuadrante de lo trascendente, en una Casa donde lo profesional adquiere relevancia; podemos deducir que es desde allí donde pudo ejercer su rol de "Madre", mostrándolo a la sociedad a través de sus alumnos.

1944: Kirón ingresa a Casa II, en oposición a Saturno y cuadratura Venus–Plutón. Trabajo con el contacto del propio valor, con la naturaleza de los recursos internos y externos con los que afrontamos la vida, dinero y sexualidad. Con este tránsito afectando a Saturno pueden ser inhibidas las posibilidades de expresar los instintos a través de las vivencias corporales. El cuerpo puede ser vivido con temor, falta de confianza, defectuoso o herido. En este año le prescriben reposo absoluto, sufriendo dolores intensísimos. Kirón cuadratura Plutón indica temas con el uso y abuso de poder. Puede encontrarse en situaciones potencialmente destructivas, y así contactar con el lado oscuro y oculto de la vida. Kirón cuadratura Venus puede hacer emerger alguna antigua herida relacionada con la expresión de su femineidad: en este año le indican un corsé de acero. También, como Venus tiene relación con el arte y la belleza, es posible que la encuentre donde los demás no la advierten, y también puede encontrar valioso lo que otros desestiman por feo o insignificante. También es una excelente oportunidad para contactar una vez más con su intensa potencia sexual, reconocer un aspecto de "devoradora de hombres", e incluso de mujer golpeada –física o psicológicamente–. Una dualidad que suele darse en el aspecto tenso Venus – Plutón natal. En síntesis, nos encontramos, desde la oposición con Saturno, a una Venus inhibida desde su minusvalía, pero aún así sumamente poderosa y sexual.

1945: Kirón sigue haciendo oposición a Saturno, además de cuadratura Urano–Marte –Sol–Neptuno–Júpiter, formando en tránsito un Gran Cuadrado Cósmico. Una vez más es tensionada la gran oposición de su Carta: Neptuno, Sol, Júpiter en Cáncer, versus Marte, Urano en Capricornio, brindando una nueva oportunidad de conciliar estos extremos. Se reconoce como una gran guerrera que persigue altos ideales, pero contando con una infinita sensibilidad desde su stellium canceriano. Kirón cuadratura Neptuno le brinda la oportunidad de drenar su hipersensibilidad a través del mundo onírico, la imaginación y la fantasía, que pueden ser más reales que la realidad externa. Está presente la posibilidad de trabajar con la pintura, ámbito donde la imaginación, su mundo de imágenes interiores y el contacto con el inconciente colectivo, le permiten manifestar su sanador interno, accediendo a la experiencia de amor y empatía más universal. Este año pinta El Moisés, y escribe en su diario: "Leí libros de S.Freud. Incluso pinté un cuadro según su libro sobre Moisés (Moisés y el Monoteísmo). Pero yo no sé interpretar mis sueños. Solo sé que sentí que en esos sueños mi vida se iba…" Kirón cuadratura Sol puede poner de manifiesto situaciones dolorosas no resueltas con el "Padre", su padre biológico y también con su propio centro o identidad. Seguramente se sucedan situaciones que le posibiliten una resignificación de la imagen internalizada de su padre y de su vínculo con él. Su propio sentimiento de ser el centro creativo de su mundo puede reafirmarse gracias a la confrontación con la herida narcisista, que se produce cuando un niño no recibe la suficiente validación de ser incomparable. En estos casos es posible que desde muy temprano aprenda a sobrevivir sobreadaptándose, ya sea mediante la necesidad de "hacerse ver" o de "volviéndose invisible". Además, esta cuadratura en tránsito puede convertir a otro en el centro de su universo, ayudándolo a brillar. Puede ser el centro de atención de los demás sin poder disfrutarlo, o darse situaciones que la confronten con los propios aspectos controladores, destructivos y autocráticos, posibilitando la asimilación de lo más profundo de su capacidad de liderazgo, nutrición y gestación.

1946: Kirón ingresa a Casa III haciendo cuadratura con Júpiter–Nodo–Mercurio. Este tránsito por Casa III, con cúspide en Libra, le da la oportunidad de reparar, si fuera necesario, el vínculo con sus hermanas y con el entorno inmediato. La posibilidad de relacionarse con los demás reconociéndose a sí misma como era: rara, diferente, excéntrica, controladora, sensible, manipuladora (desde su costado plutoniano), todo conviviendo en ella al mismo tiempo. Oportunidad de reconocer que a través de una gran sonrisa (Venus como regente de Libra), se pueden decir o esconder otras cosas. La cuadratura con el eje nodal (Nodo Norte en Cáncer en XII) le da la posibilidad de poder expresar y contener sus emociones, ya sea en el arte o en sus relaciones. Mostrar al mundo el coraje y el dolor de ser Mujer, Madre, de Concebir, Nutrir y Gestar, aunque ella no lo haya hecho físicamente. Todas propiedades del género femenino, del cual ella ha sido una gran guerrera, embajadora, alzando su espada y luchando contra la vida y la muerte: Nodo Sur en Capricornio, conjunción Marte, Urano. La cuadratura Júpiter le brinda, una vez más, la oportunidad de encontrar su maestro interno, reconociéndose a sí misma como su Propia Maestra (con mayúsculas). Diego siempre dijo que ella era un par, valorando desde el comienzo su obra como única y original, distinta, propia del género y mundo femenino, al que él sólo pudo atisbar y apreciar.

1947: Kirón hace la cuadratura menguante consigo mismo y cuadratura con Mercurio. Esta es una etapa de resignificación y metabolización de todo el proceso que se ha llevado a cabo en su vida, sobretodo con Diego, con el cual ha tenido tantos vaivenes y sufrido tantos engaños y desengaños, encuentros y desencuentros. Su vida amorosa fue intensa, sus sufrimientos también, por lo cual este es un buen momento para valorar y rescatar que le ha dejado todo ello, reencontrándose una vez más con el otro, pero brillando su propio ser. En la cuadratura con Mercurio podemos encontrar dificultades nuevamente con su hermana, relación conflictiva también a lo largo de su vida, especialmente cuando Diego le fue infiel con ella. Oportunidad de sanar o rever la relación con ésta, reconociendo que tal vez haya sido una víctima más, inmersa en la oleada de pasiones amorosas entre ella y Diego.

1948: Kirón ingresa a Casa IV, continuando la cuadratura consigo mismo y oposición Luna. Es un año relacionado (además de lo dicho sobre la cuadratura Kirón – Kirón) para elaborar aún más el arquetipo de la Madre. Ella ha sido una gran seguidora y admiradora de su padre, pero su Luna natal en Casa X nos dice que fue su madre quien la impulsó para salir al mundo. Aunque sus logros, a esta altura, eran méritos propios, es necesario el reconocimiento de su matriz de Agua (Cáncer en XII), y la fuerte influencia matriarcal. Aunque no pudo manifestar desde lo personal su capacidad de gestar, dejó al mundo, y especialmente al femenino, su obra más grande concebida: sus cuadros.

1949: no forma aspectos y en 1950, Kirón ingresa a Casa V, análoga a Leo, su Ascendente natal, volviendo a reafirmar su identidad, y lo que es más importante a su Ser, donde anida su Niño interior. Hace cuadratura a Saturno y oposición a Venus–Plutón. Este año sufre seis operaciones de columna y permanece postrada en cama, teniendo posiblemente la mejor oportunidad de contacto íntimo y esencial consigo misma. Ya estaba consagrada como pintora, por lo cual el trabajo con el arte, su creatividad y auto expresión estaban manifestados. En este estado, prácticamente inerte, imposibilitada de movimiento, sólo queda el contacto con el dolor y con su Ser. La Casa V , con cúspide en Sagitario, da muestras de una maestría acabada y lograda a través de los años y sus dolorosas experiencias. Consideramos que ésta es una etapa preparatoria, para ella, para el momento de desencarnar, cuando ya el cuerpo se encuentra cansado y agotado. Es momento de elevar la mirada, de encontrar un Orden que proviene de lo Superior, y comenzar a transitar y a contactar con lo trascendente. Durante este mismo año, Kirón en tránsito por Casa V, hace oposición a Venus–Plutón y cuadratura con su Saturno natal (en casa VIII) formando una T cuadrada. Aquí aparece nuevamente la posibilidad de resolver aún más la tensión natal entre Saturno y Venus–Plutón (inhibición y desenfreno). Esta fue un área muy presente en su vida a través del encuentro con numerosos amantes, no solo hombres sino también mujeres. Y si bien ella no reprimió sus deseos ni sus pasiones, ha sido un área de muchísimo dolor y miedos profundos. Saturno ya no castra ni mutila, sino que a través de la tensión y resolución de sus aspectos logra dar forma, a través del tiempo y del esfuerzo, a ese caudal de energía, a través de sus inmemorables obras, para este tiempo ya reconocidas mundialmente. Encuentra refugio ante tanto dolor en su marido, Diego, y este año festejando sus 10 años de sus segundas nupcias, se visten por primera vez como novios, volviendo a reafirmar la elección mutua y el encuentro con el otro. Fue una pareja que vivió muchos vaivenes, encuentros y desencuentros, vividos por ella con tanta intensidad, también sexual, con la conjunción Venus–Plutón. También aquí podríamos ver una resolución de la T cuadrada antes mencionada, donde tanto la Casa V como la VIII (donde está Saturno natal) fueron integradas con intensidad y sin represión.

En 1951, se repite la cuadratura a Saturno natal, y es confinada en una silla de ruedas.

1952: Kirón hace conjunción a Urano–Marte y oposición Neptuno–Sol. Este tránsito sucedió en un momento en que su accionar y movilidad estaban imposibilitados. Siendo estos arquetipos tan distintos y tan difíciles de integrar, queda ahora tan sólo el recogimiento y el reconocimiento de su obra, que a esta altura ya es universal. Es precisamente su arte lo que ha logrado apartarla de su estado melancólico y de sufrimiento, mostrando al mundo hasta los más recónditos secretos de las entrañas de una mujer, donde para ella la Vida y la Muerte , la Alegría y el Dolor, fueron tan sólo paradojas de un instante de resolución, de un minuto fugaz. A través de sus pinturas podemos, como espectadores y sólo como eso, tomar parte de su inmenso dolor. Podríamos decir que este año, es la finalización de su obra.

1953: Kirón ingresa a Casa VI, haciendo nuevamente conjunción a Marte, además de oposición a Neptuno–Sol–Júpiter. Ya en este año se podría decir que comienza el proceso de disolución de su propio cuerpo. Permanece postrada en cama, cual reina en su trono, y así decide asistir, propio de su valentía y maestría, a la gran exposición que Diego le ha organizado en México. Asiste en ambulancia y hace una entrada triunfal dando muestras de su esplendor, su coraje, su poder, su exquisita sensibilidad y su dolor aletargante y profundo. Creemos que este ha sido su momento sublime, ese pequeño instante dónde se muestra la perfección, la unión de todos estos arquetipos tan complejos, y como ella pudo sostenerlos con esplendorosa valentía, aunque sea sólo eso, un instante. Luego nos quedará a todos nosotros un dejo de ese dolor, y por supuesto, su maravillosa obra. Fue una fiesta donde cantó y bebió, donde pudo mostrarse como era, excéntrica, valiente, distinta, lisiada, dolorida, conmovida y por momentos sumamente feliz. En palabras de ella en el transcurso de la misma dijo: "No estoy enferma, estoy rota pero contenta de estar viva mientras pueda pintar" Esta oposición marcada con Neptuno–Sol–Júpiter seguramente la sumaría en profundos estados melancólicos, en los cuales acudía a las drogas y la bebida para olvidar su dolor, pensando muchas veces en la fantasía de suicidarse; pero también encontraba en Júpiter el Gozo de lo Sublime, al poder expresarse y pintar. Aunque a esta altura su estado no se lo permitía; quedaba tan solo el proceso de desintegración pausado y melancólico de su propio ser.

1954: Kirón hace oposición a Júpiter–Nodo, y está quedando sólo la esencia de Frida. Podía caminar sólo pequeñas distancias y decía: "Pies, para que los quiero si tengo alas para volar" Asiste a una última manifestación política en la cual empujaban su silla de ruedas:

" Aún creo que hay cosas más importantes que mi invalidez, que mis tormentos. Causas superiores, al lado de las cuales mis males son poca cosa. Hay que sacrificar lo individual a la grandeza de las cosas más universales", sería la resolución y su vivencia del stellium Sol–Neptuno–Parte de la Fortuna – Júpiter – Nodo, en Cáncer, en Casas XI y XII, donde el sentir y el sufrir universal, arquetípicamente hablando, trasciende así toda muestra de sufrimiento individual; donde las causas de toda la Humanidad son propias y a su vez inmersas en ella. Participando activamente, tomaba conciencia de su propio eje e individualidad. Algo muy difícil de sostener y de vivir, pero ha sido su aprendizaje, y lo ha logrado y transmitido, por lo cual aún hoy podemos estar hablando de ella porque creemos que ha sido una Gran Mujer, una Gran Madre, portadora tal vez de la Gran Diosa, la Gran Madre en la cual todos moramos y llevamos dentro.

Ya no encontramos palabras para describir su final, su salida del y al mundo, no lo sabemos, sólo nos queda lo último que escribió en su diario: "Espero que la salida sea afortunada y espero no volver jamás".

Gracias