Salvador Dalí: análisis de casas y signos.



Este es un trabajo grupal de los alumnos del segundo módulo. El énfasis del estudio se centra en las relaciones entre las Casas y los primeros nueve signos del Zodíaco. Se excluyen por lo tanto los signos aún no estudiados de Capricornio, Acuario y Piscis, como así mismo los planetas y sus respectivos aspectos y tránsitos. Fue muy significativo y revelador para nosotros haber podido descubrir su identidad aún con el enfoque parcial descripto.

En primer lugar debemos decir que se trata de la Carta Natal de un taurino con Ascendente en Cáncer y Luna en Aries. El conteo de Cruces y elementos nos revela que es un Fijo de Tierra y Fuego. Estos dos últimos elementos reúnen 5 puntos cada uno y no corresponde "desempatarlos" dado que ya se han considerado las luminarias Sol y Luna, y el regente de la carta es en este caso la Luna. Así mismo observamos también que los tres signos de Fuego están en Casas donde el foso (por analogía) es de Tierra. El Aire tiene una presencia importante con 3 puntos y el mayor déficit está dado por la escasez del elemento Agua con solamente un punto.

Elementos y Cruces
Al ser un Fijo de Tierra y Fuego (Tauro–Leo por correspondencia) podría tratarse de una persona con mucha capacidad para concretar sus ideales, una vez que haya integrado la polaridad de estos dos elementos. Motivado por el efecto concentrador de la Cruz fija, el individuo puede buscar acaparar cosas materiales y el reconocimiento de los demás.

Durante un tiempo en su vida, es probable que haya vivido "tironeado" por los elementos que predominan en igual medida, ya que son antagónicos. Por un lado, viviendo intermitentemente el Fuego sin Tierra, lo cual lo llevaría a perder el impulso de su aspiración antes de poder concretarlo, consumiéndolo, ya que para el Fuego, la Tierra , que representa lo concreto, lo necesario para la materialización, puede llegar a producirle aburrimiento y limitación. El Fuego leonino puede ser muy egocéntrico y autosuficiente. Y por otro lado, puede oscilar hacia la Tierra , en este caso taurina, donde el pragmatismo, el paso a paso, lento y concreto, y la búsqueda de seguridad, desacreditarían la subjetividad del impulso creativo del Fuego, tildándolo de incoherencia, irrealidad y delirio, impidiendo que el elemento Tierra brinde su poder sustentador al impulso de auto expresión representado por el Fuego.

Ahora bien, una vez integrados, el individuo utiliza el sentido común para determinar cuán productivo resultará el gasto de energía impulsado desde el Fuego, y de esta manera dirigir su vitalidad y entusiasmo hacia ambiciones específicas. A través de la Tierra recibe la capacidad para disciplinarse y ordenarse, encauzando al Fuego y tomando de éste la confianza e inspiración que le son innatas. Esta combinación integrada, da un efecto "topadora"capaz de llevar a cabo la materialización de los planos superiores del espíritu al mundo de las formas.

De esta combinación puede surgir la auto– motivación, al ver que ésta se manifiesta como un gran motor realizador, perdiendo el registro sensible y la reflexión, acrecentados por la falta de Agua en esta carta. Y al estar desconectado del dolor y de la vulnerabilidad, impide que este motor realizador se detenga aún ante situaciones dolorosas.

El Agua es el elemento que menos prevalece en esta Carta; por esta razón podría resultarle difícil el contacto con el mundo emocional, no siendo consciente de como su propia persona se impregna de sensaciones y emociones, ni de como sucede esto en los demás. Tiene un registro más bien perceptivo desde los sentidos de su cuerpo físico.

Si bien el Aire no es el elemento más destacado en esta Carta existe una gran influencia de éste ya que podemos encontrar un hechizo geminiano en la Casa XII. El conocimiento y la intelectualidad son aspectos importantes para esta persona, muchas veces movida como una veleta por la opinión de los demás, pudiendo llegar a disociarse por el peso que tiene para él el exceso de información (Géminis en Casa XII). Todo está acrecentado por la falta de Agua y con ésta, la falta de la capacidad selectiva emocional (Me gusta o no me gusta, expresión propia de Cáncer, su Ascendente).

Todo parecería indicarnos que a esta persona le resulta difícil la introspección.

Hemisferios y cuadrantes. Lunación.
El hemisferio superior aparece muy cargado de planetas en contraposición con el inferior, virtualmente vacío. En principio podría indicar una gran necesidad de reconocimiento dada la importancia atribuida a la opinión de los demás; y además el "stellium" de planetas en el cuarto cuadrante configura una estructura energética con todo lo necesario para lograr ser un personaje trascendente. La concreción y el éxito de sus proyectos serán alimentados por los grupos (Casa XI). Por otro lado, podría verse reflejado en los espejos del entorno, de haber elegido un trabajo trascendental con su propio ser (Sol en casa XI). Podría apoyarse en ellos ya que de otra manera le resultaría difícil la introspección. Desde cualquier aspecto en donde él se exprese será movilizado en una búsqueda, que puede no ser mística, sino de lo que trasciende de la vida en el plano material y mental. Y probablemente tenga cualidades de pionero (Aries en la cúspide de Casa X) dentro de sus círculos y las redes en general, transgrediendo lo establecido, creando nuevas formas; en definitiva cumpliendo su llamado a trascender.

Respecto al hemisferio izquierdo, o sea el del ser, (predominio de la energía sobre la forma) es muy marcada la presencia de planetas en desmedro del hemisterio derecho o del hacer. Nuevamente tenemos una conformación energética de un ser "esencialmente trascendente".

Cuando los planetas se encuentran ubicados a partir del tercer cuadrante, el desarrollar, concientizar y manifestar esas energías, le llevará, seguramente, la mitad de la vida.

Dijimos que la Luna es el regente de la Carta, e incluso se halla en el Medio Cielo, por lo tanto, la figura de la madre ocuparía un lugar preponderante. La Luna está finalizando la fase de cuarto menguante.

Sol en Tauro (En casa XI – Regida por Venus)
*Nota de la Escuela: como aún no han estudiado planetas, lo siguiente son apreciaciones del grupo, por otro lado sumamente correctas.

Podríamos suponer de un Sol en Tauro que su esencia sería concreta, pragmática, práctica y probablemente testaruda. Los procesos que atraviese serían necesariamente lentos (rumiante); y en cierta forma podría sentirse apegado a lo conocido, evitando los cambios, por miedo a perder su seguridad. Dueño de un gran poder de seducción y una gran necesidad y capacidad de goce, que encuentra a través de los sentidos.

Su búsqueda se orientaría hacia la armonía y belleza. Venus es el regente de Tauro: amor por la vida, por la naturaleza y por las cosas. En su punto más luminoso sería un orfebre que tiene la capacidad de transformar la sustancia burda en algo bello. (Vulcano es el regente esotérico de Tauro)

De alguna manera, al encontrarse el Sol en la casa XI la identidad debe estar vinculada con una unidad mayor que el Sí mismo individual, y es a través de actividades sociales, que él puede concretar sus proyectos y ser reconocido. Es posible que cree lazos fuertes y sostenidos en el tiempo.

Ascendente en Cáncer. (Casa I regida por la Luna)
*Nota de la escuela: tampoco han estudiado Ascendente, pero nuevamente se aproximan criteriosamente a los conceptos correctos.

El Ascendente nos dice como nos enfrentamos con la vida. O también cómo entramos en diferentes etapas de la vida o incluso en nuevas experiencias. Este debería ser el estilo en que enfrentó la vida. El Ascendente es la senda que nos lleva al Sol. Seguramente le cueste integrar el aprendizaje que Cáncer le propone ya que el hechizo geminiano en la casa XII y la falta de Agua en el resto de la Carta probablemente lo lleven a vivir este Ascendente desde la Vía Seca (*), como una máscara. Podría entonces ser un eterno niño, que necesita la contención del entorno, creando lazos afectivos dependientes – buscando mamás y papás en todos lados –. Podría tender a protegerse desde una actitud defensiva de lo que le haga mal, ofendiéndose, por ejemplo. (Si es que logra tener registro de lo que le gusta y le hace bien y lo que no.)

El Ascendente Cáncer propone un aprendizaje con los hijos (en este caso no los tuvo), pero él es un eterno hijo y es probable que haya tomado a sus logros (obras) como hijos. Esto sería reforzado por la Luna , que al encontrarse en el Medio Cielo, dificulta el corte del "cordón umbilical" con la madre.

Si hubiera logrado integrar el Ascendente, hubiera sido una persona contenedora, nutriente, protectora, de lo que él considere "su familia", su círculo, y tendría conciencia de lo que al mismo lo nutre, pudiendo cuidarse a sí mismo.

Luna en Aries (en Medio Cielo – Casa X – Regida por Marte)
*Nota de la Escuela: este es sin lugar a dudas un grupo con un gran espíritu investigador y lúdico, ya que como ellos mismos anunciaron al comienzo de su trabajo, aún no han estudiado planetas.

Como ya dijimos anteriormente la Luna es el regente, con lo cual es la llave de oro, la que abre la puerta del aprendizaje en esta Carta. Esto se ve potenciado ya que al estar en el Medio Cielo, ubicaría a la madre sobre un pedestal, siendo el motor de mucha de su inspiración. Sus logros surgen del deseo de satisfacer a esa madre, a la que ve en una posición tan exaltada, y luego proyectada desde su psiquis en alguna mujer. Sus emociones podrían ser intensas, fogosas, impulsivas. Puede ser bastante colérico, pero no rencoroso. En la profesión, puede tener necesidad de ser líder, independiente y pionero. Tanto en las situaciones de peligro como en las confrontaciones en general, actuaría con agresividad y avasalladoramente.

Leo en Casa II – Regida por el Sol
Podría decirse que Dalí se autodefinía a través de sus recursos materiales y sus valores más profundos, a través del proceso individualización. (Leo en Casa II y Sol en Tauro) "Soy lo que tengo, tengo lo que soy".

Con respecto a las necesidades básicas de su cuerpo físico, es probable que comande su ego, ya que creería que él puede solo contra la enfermedad, no siendo consciente de las señales que el cuerpo exprese cuando necesite algo, dado que denotaría una postura de autosuficiencia (o asumiendo la automedicación.). Esta autosuficiencia podría darse también en el ámbito de la masturbación, autosatisfaciéndose, ya que no necesita de nadie más (postura onanista). Sus talentos y recursos genuinos pueden ser la nobleza y la fidelidad a sí mismo, dándole como recurso básico la alta autoestima y confianza en él, como centro que lidera su vida. Podría darle también, cierta soberbia.

Virgo en Casa III – Regida por Kirón
En el campo mental inferior puede que sea meticuloso hasta lo obsesivo, analítico y crítico por demás. En la escuela primaria debe de haber estudiado en forma muy aplicada ubicando la información en casilleros mentales, ayudado por cuadros sinópticos, resaltadores y grillas. No se debe haber expuesto a ir a la escuela sin saber un día de examen, ya que la autocrítica y la búsqueda de perfección, a veces exacerbada, parece ser algo importante en este aspecto de su vida. Necesitaría de un orden externo para mantener el orden mental. Si hubiera tenido hermanos menores, seguramente detestaría el desorden que ellos provocarían al desparramarle sus cosas.

Libra en Casa IV (Raíz) Regida por Venus
En el contexto familiar existiría una búsqueda de la belleza y la armonía, muchas veces desde las apariencias, negando los conflictos existentes y cayendo muchas veces en actitudes hipócritas.

La búsqueda de la justicia puede resultar fría. Buscando lo que es verdadero se pierde la contención y comprensión, desde la atmósfera familiar.

Puede haber vivido la restricción por parte de sus padres a la "desarmonía estética"; posiblemente cuando era niño era importante estar bien vestido y bien peinado siendo inaceptable ensuciarse y estar desarreglado, sobre todo si alguien de afuera estuviese presente. Esto limitaría los impulsos naturales de un niño, ya que no son aceptados, al igual que sus enojos o reacciones de desacuerdo. "Todo es bello, todo es justo, todo está armonizado, no traigas conflicto donde no lo hay": este podría ser el discurso familiar.

Cuando desde la Vía Húmeda logra revalorizar y reconsiderar los nutrientes que se encuentran en esta Casa, los mismos deberían ser nutrientes estéticos, elegantes y que incluyen la búsqueda de la verdad y la belleza, desde un contenido profundo.

Desde esta raíz se nutre de diplomacia, teniendo siempre una solución elegante para todo, teniendo en cuenta al otro, ya no desde la hipocresía sino desde una necesidad conciliadora.

La pareja juega un rol fundamental para el desarrollo de este Arbol de la Vida , a través del equilibrio que ella le brinda. Acá, empieza a ser importante un otro específico. Podría darse también con un socio.

Escorpio en Casa V – Regida por Plutón
Si hubiera tenido hijos seguramente habría mantenido con ellos una relación conflictiva y profunda, pero con una gran posibilidad transmutadora de crecimiento. Al no tenerlos, todo esto se daría a través de sus creaciones, con pinceladas oscuras, ocultas, densas, pero fundamentalmente innovadoras.

La expresión de su niño interior tendría un matiz complejo y tortuoso, donde puede haber temas relacionados con la sexualidad y la muerte, muchas veces ocultos, reprimidos por la falta de diálogo con sus padres. La sexualidad adolescente puede haber sido vivida de manera traumática y conflictiva.

El juego estaría motivado por lo oculto, riesgoso, prohibido y estratégico. Podría haber jugado a juegos como el póquer, el cuarto oscuro, jugar con la materia fecal, al "doctor", o tal vez lo atraía el ajedrez, donde a través de las estrategias se juega con los extremos (blanco y negro, luz y sombra) intentando "comer" al otro. Es probable que haya usado el material traumático de esta Casa para transmutarlo en proyectos realizables desde la Casa XI , siendo esta su vía natural de desagote, por ser la opuesta complementaria.

Sagitario en Casa VI – Regida por Júpiter
Necesitaría estar equilibrado física, emocional y espiritualmente para estar saludable. Cuando se encuentra polarizado, ya sea en el extremo instintivo o en el espiritual, se desequilibra. En ese momento, lo mejor sería tratar la enfermedad desde una medicina holística, que haga efecto en todas sus partes al mismo tiempo, viéndolo como una totalidad, integrándolo, buscando la raíz del síntoma.

En cuanto al trabajo deberá tener sentido para él; no podría trabajar en algo que se contradiga con sus verdades internas y sus puntos de vista. Sus objetivos son claros y es muy importante que se sienta motivado e inspirado por este trabajo. Necesita estar estimulado constantemente, en un lugar en donde pueda ampliar sus conocimientos y su alegría, si no correría el riesgo de enfermarse.

Los animales domésticos podrían proporcionarle alegría y disfrute, y con ellos podría aprender acerca de su propia naturaleza instintiva.

Como lo mencionamos anteriormente las Casas VII, VIII y IX no serán desarrolladas ya que todavía no hemos visto con detenimiento los signos que ahí se encuentran; Capricornio– Acuario– Piscis.

Aries en Casa X – Regida por Marte
Los frutos de este árbol los va a obtener desde una postura competitiva, abriendo nuevos caminos en el entorno, siendo pionero al expresar la belleza estética, suministrado por Libra en la raíz.

Sus logros muchas veces surgirían del impulso materno (Luna en MC), ya que este planeta ocupa un lugar privilegiado en su Carta natal, y existe una gran necesidad de satisfacer sus deseos para obtener su aprobación y de esta manera sentirse amado. (Ya hemos visto como esta madre es trasladada luego a su pareja)

En la profesión puede que sea líder, pionero y muchas veces dictatorial e individualista. Haciendo lo que surge de él, sin reparar todavía en los frenos que puedan surgir del entorno o en las situaciones que se le presenten, ya que sólo busca satisfacer sus deseos… y los de su madre.

Tauro en Casa XI – Regida por Venus
Sus amistades pueden ser sólidas, dadas en grupos reducidos que perduran a través del tiempo. Estos grupos podrían colaborar con la concreción de sus proyectos: es un Sol de redes, equilibrando el aire geminiano (en Casa XII) que lo haría titubear como "una veleta", disociado y discontinuo; es a través del apoyo de pares y amigos que logra la materialización de éstos.

Los proyectos serían encarados de a uno a la vez, teniendo en cuenta todo lo necesario, el paso a paso, para llevarlos a cabo, pacientemente.

Géminis en Casa XII – Regida por Mercurio
Existe una fuerte tendencia, que puede surgir por la influencia del Inconsciente Colectivo, a la búsqueda de información, muchas veces desde un lugar superficial y hasta frívolo, que no puede hacer carne, ya que existe una negación inconsciente de la emocionalidad en general. Esta información es obtenida con el fin de aliviar la compleja tarea de sentirse (desde un lugar inaccesible) dividido, fragmentado, que da como resultado una sensación de incompletitud profunda. La información pasa a ser el pacificador ("el chupete") de esta angustia que puede ser existencial. Este mecanismo es adquirido a través un mandato ancestral, que opera como un hechizo, donde surge la incomunicación que suele taparse con exceso de información y muchas veces aparece el doble discurso. Esto es lo que se conoce como nudo kármico.

Conclusión
Creemos que esta carta da para un mayor desarrollo, pero hemos señalado lo aprendido hasta el momento, ansiosos por extender nuestros conocimientos, y así poder abarcar la misma en su totalidad.

*La Vía Seca es la que corre desde el Ascendente en el sentido de las agujas del reloj. Desde aquí evitamos el paso por la emocionalidad profunda que recién conocemos en la raíz del mandala, con Cáncer como signo análogo de la Casa IV. La Vía Húmeda corre desde el Ascendente en sentido contrario a las agujas del reloj y nos lleva a sumergirnos en la raíz del mandala, en la búsqueda de los verdaderos nutrientes para nuestro Arbol de la Vida. Cualquiera sea el signo que allí se encuentre deberemos bucear en él para poder seguir nuestro camino de individuación.