Jorge Luis Borges

Foto de Jorge Luis Borges

 

Julio 2018

Trabajo desarrollado por el grupo de alumnos que cursa los días jueves a las 18:00hs, como culminación del Módulo III. Los alumnos son: Ana Cerdá, Ayelén Benoza, Beatriz Scarimbolo, Fernando Vilaro, Gisella Pasquali, Karin Haverich, Margarita Gordyn, María Elena Márquez, Mariana Röske, Moira Vilaro, Silvana Scarimbolo, Sofía Gordon Davies y Sol Pardal.                       

Coordinadora Graciela González Taborda.

OBJETIVO: analizar los planetas según la Pirámide Caldea hasta Júpiter inclusive y los aspectos que los unen. Para tal fin dividimos la tarea, en cinco grupos.

Nota de la dirección: en el Módulo III  los alumnos aún no han alcanzado el nivel que permite una visión holística de una Carta nata, al cual recién se accede a partir del Módulo IV, con el estudio de núcleos y polaridades. El Módulo III está diagramado para profundizar en el análisis de los arquetipos, aspectos y configuraciones.

 

 

Reseña biográfica

Nació en Buenos Aires (Argentina), el 24 de agosto de 1889. Sus padres: Jorge Borges Haslam, profesor de psicología e inglés y Leonor Acevedo Suárez.                                                  

Con tan solo 6 años tenía ya claro que quería ser escritor. Su primera fábula (1907) titulada “La visera fatal” fue inspirada en un pasaje del Quijote.                                                     

El mismo año que estalló la Primera Guerra Mundial, la familia Borges recorrió Europa. Recorrieron París, Milán y Venecia, y luego se quedaron en Ginebra. El padre de Borges quedó ciego por lo que tuvo que renunciar a su trabajo como profesor.

Siendo ya adolescente devoraba clásicos como Votaire o Víctor Hugo. Lo impresionó mucho el expresionismo alemán, y por su cuenta y riesgo se atrevió a descifrar la novela “El golem” de Gustav Meyrink. Fue gracias a las traducciones de Borges, que las obras de expresionistas alemanes fueron conocidas en España. Hacia 1919 vivió en España, primero en Barcelona y luego se trasladó a Mallorca. En Madrid trabó amistad con un notable políglota y traductor, Rafael Cansinos-Assens, a quien proclamó como su maestro. Cuando regresó a Buenos Aires fundó en 1921 la revista Prismas, junto con otros jóvenes, y más tarde la revista Proa. Firmó el primer manifiesto ultraísta argentino y en un segundo viaje a Europa entregó a la imprenta su primer libro de poesía titulado “Fervor de Buenos Aires” (1923). Las ilustraciones que acompañaban al libro fueron realizadas por su hermana Norah. A éste le siguieron numerosas publicaciones más: “Luna de enfrente” (poesía, 1925), “Cuaderno San Martín” (poesía, 1929), “Inquisiciones”, “El tamaño de mi esperanza” y “El idioma de los argentinos”. Durante los años 30 su fama creció en Argentina pero su consagración internacional no llegaría hasta muchos años después. Mientras tanto ejercía sobre todo de crítico literario, traduciendo con minuciosidad a escritores famosos.                                                       

En 1938 falleció su padre y este mismo año que sufrió un grave accidente provocado por su progresiva falta de visión. A partir de ese momento, Borges necesitará permanentemente la ayuda de su madre, hermana o amigos para poder escribir sus relatos. En 1945, se instauró el peronismo en Argentina y su madre y su hermana Norah son arrestadas por hacer declaraciones contra el nuevo régimen. A Borges, el gobierno lo apartó del cargo de bibliotecario que por entonces tenía. En 1955, con la caída del peronismo, el nuevo gobierno lo designó director de la Biblioteca Nacional; también ingresó en la Academia Argentina de las Letras. Luego, los demás títulos y honores se fueron sucediendo uno tras otro.                                                                                     

Contrajo matrimonio en 1967 con Elsa Astete Millán, una antigua amiga de juventud. Pero el matrimonio sólo duró tres años. Su próximo amor fue, ya con 80 años, María Kodama, su secretaria, compañera y lazarillo; una mujer mucho más joven que él y de origen japonés, que pasó a ser su heredera universal.                                                                

Obtuvo el Premio Cervantes en 1979 pero no el merecido Premio Nobel de Literatura que tanto clamaban para él. El 14 de junio de 1986 murió en Ginebra.

 

RADIX: 24 de agosto de 1889, 03:46 AM, Buenos Aires, CABA, Argentina

SOL: Virgo en Casa II

LUNA: En Aries en Casa IX

ASC: Cáncer, Regente de la carta, la Luna

 

Conteo de Cruces y Elementos

Fuego= 8

Tierra=2

Aire=3

Agua=1

 

CRUZ CARDINAL=4

CRUZ FIJA= 3

CRUZ MUDABLE=7

 

MODALIDAD MUDABLE DE FUEGO, SAGITARIO

SUBTONOS:

Sol Sagitario

Luna Libra

Mercurio Virgo

Venus Virgo

Marte Leo

Júpiter Géminis

Saturno Escorpio

Doble cúspide Tauro Escorpio, interceptado Virgo Piscis

Recepción mutua, no encontramos

 

Luna en Aries 

Está ligada al arquetipo de la Gran Madre, también a la madre Naturaleza. Su función es: gestar, cuidar y nutrir. Es el útero energético que indica la sustancia emocional con la que fuimos alimentados desde el nacimiento. Representa aquel escenario que inconscientemente buscamos recrear en momentos en los que nos vemos vulnerables, atravesamos crisis o nos sentimos amenazados. Representa un aspecto de la personalidad de la madre mediante el cual se vincula con su hijo; condicionará respuestas instintivas que más tarde darán lugar a los hábitos de conducta, mecanismos de defensa y supervivencia y a la manera de dar y recibir afecto..                                          

Borges presenta la Luna en Aries en Casa IX. Su regente es Marte y se encuentra en Libra aportando un subtono libriano. Las cunas arianas están hechas de pinches y tachuelas,  y son calientes por ser un signo de fuego.                                                                 

Este aspecto de su madre, doña Leonor, nos habla de rasgos amazónicos, con un fuerte costado masculino a quién quizá la maternidad no le haya resultado fácil. Es muy probable que haya mostrado actitudes irritantes e intrusitas, provocando enojo en su hijo. Lo que protege es demasiado activo, penetrante, dominante y hasta competitivo. Con el imperativo de moverse rápido nos encontraremos con rasgos de intolerancia e impaciencia en el adulto. En la figura materna se mezclan la protección y la contención con la agresión, resultando una figura áspera que sobrestimula al hijo.                                

Si bien a Borges le costaba establecer un tipo de  contacto físico y sensible, el regente de Aries, Marte, se encuentra en Libra, ubicación que ejerce un efecto moderador sobre su Luna ariana ya que al Marte libriano no le gustan las discordias y otorga una tendencia a ponerse en el lugar del otro para comprender situaciones.                                   

Puede resultar difícil el contacto físico y sensible, tan difícil como reconocer los miedos y las debilidades que quedarán encubiertas con una actitud beligerante dispuesta al ataque.  Borges no logró actuar estos aspectos; lloró sintiéndose un cobarde cuando en numerosas ocasiones él quedaba a merced de la voluntad de sus mujeres, sin poder pelear por la satisfacción de sus propios deseos.

 

En la medida que trascienda los mecanismos de defensa descubrirá sus grandes talentos de creatividad, capacidad de liderazgo y rápida recuperación.                                                 

Doña Leonor lejos de ser receptiva y escuchar las necesidades de Jorge Luis, le imponía su propia voluntad. Le proporcionaba aquello que para ella era necesario, independientemente de todo registro de los genuinos deseos de su hijo.                                  

El relato de Fanny, el ama de llaves, describía a Borges como un niño dominado por su madre…”yo le preparaba el baño diario, le ponía los pantalones y las medias”…Lo describía como un niño solo, ciego y caprichoso que extendía su mano pidiendo caramelos todas las noches.                                                                                         

Borges se casó por iglesia a los 68 años con Elsa, una viuda de 57. Fue un matrimonio digitado por su madre quién, al verse envejecer, buscó una mujer que pudiese cuidar en un futuro a su hijo. Al principio vivieron juntos los tres en su casa. Si bien Leonor no intentó perjudicar la relación, sus celos eran terribles. Meses después la pareja se mudó a un departamento en el que vivieron solos; entonces sí la rivalidad cobró mayor virulencia y el escritor comenzó a visitar a su madre a escondidas.                                    

El matrimonio dormía en cuartos separados, con carencia de contactos cariñosos. La separación fue inexorable, y Borges regresó a vivir con su madre.                                           

En los años 60 a raíz de declaraciones muy duras contra el peronismo y contra Eva, propias de su carácter beligerante, recibieron amenazas telefónicas ante las cuales doña  Leonor, lejos de manifestar temor o mostrarse vulnerable, duplicó la apuesta. La Luna en Aries concibe que el ataque es su mejor defensa, y en caso de ser desafiada la encontrará lista para dar batalla. Es así que responde que no les iba a ser difícil matar a su hijo porque era ciego y no había ningún riesgo de que se defendiera. Por su parte Borges añadió que no se podían equivocar…”en la puerta hay una placa que dice Borges y que el que abre la puerta, soy yo”…                                                                              No olvidemos que el regente de Aries, Marte, se encuentra en Libra en Casa III y  que en ese signo utiliza la fuerza de su oponente para vencerlo, y la palabra es un arma asertiva y contundente.                                                                                                 

Cuando su madre falleció, Fanny vio desmoronarse al escritor quien no se resignaba ante su muerte aunque ella tenía ya 99 años. Se acercaba a su cama al regresar a su casa cada noche, y como si estuviera viva, le avisaba que había regresado y le contaba las vivencias del día.                                                                                                                          

La Luna en la carta de un hombre es también un aspecto de su ánima.                                         

Creemos advertir en la personalidad de María Kodama un carácter intrusivo y dominante. No solo le prohibió ver a su amigo Bioy Casares sino que en un ataque de rabia, rompió en pedazos el papel que tenía la firma de un escribano y la de Borges donde expresaba su anhelo de ser cremando para descansar en la Recoleta con sus antepasados. Es así como sus restos se encuentran en Ginebra en el cementerio de Pleinpalais.  Es decir, María Kodama hizo pedazos el deseo de Borges e instauró el suyo sin miramiento alguno.

 

Luna en casa IX – Imagen El amasado:

Contenidos: la imagen que tenemos de Dios – creencias – viajes largos – parientes políticos – tribunales superiores.

Podría dotar al sujeto del impulso para buscar nuevos horizontes. Lo llevaría a ampliar su mundo interior residiendo en el extranjero y a través de sus estudios universitarios. Posiblemente manifieste interés en alimentar con sus conocimientos a los demás. Es proclive a realizar viajes largos que influirán en su filosofía de vida.                                         

Su filosofía la encuentra a través de los sentimientos y en la devoción por sus ideales. Marca posibles fluctuaciones en las creencias, y suele tener una natural receptividad hacia todo lo que sea filosofía y religión, además de una gran facilidad para la captación de símbolos. Algunas de estas personas están ávidas de encontrar un hogar espiritual y/o cultural, muchas veces alejado de su propia “patria”.                                                                         

La imagen de Dios suele tener un sesgo matriarcal.                                                                                                                               

La Luna como regente del ASC en Cáncer cobra vital importancia en la carta de Borges, por esta razón podríamos decir que el planeta plantea un aprendizaje: nutrirse más allá de su horizonte y a su vez nutrir volcando todo aquello que a lo largo de su vida irá gestando. Es indiscutible el peso de la influencia familiar en la vocación literaria de Borges. Debido al tratamiento oftalmológico al que se sometió su padre, la familia viajó a Europa, y para protegerse de la guerra se refugiaron en Ginebra (Suiza), donde asistió junto con su hermana, a una escuela calvinista, recibiendo dicha influencia religiosa. Borges estudió francés y alemán, idiomas que le permitieron ampliar sus lecturas y descubrir a los poetas expresionistas y a filósofos importantes como Schopenhauer, Nietzsche y otros. Sin duda la residencia con su familia en el extranjero le brindó experiencias vitales que alimentaron su mundo emocional con sentido ético y filosófico. Luego de la muerte de su abuela siguió alimentándose de la cultura europea. Fue a vivir a Italia y luego a España, donde frecuentaba las tertulias de Cansinos-Asséns, en el café de Madrid y formó parte del movimiento altruista que luego encabezaría en Argentina. Fue reconocido en las universidades del mundo y editado en numerosos idiomas. Terminó su vida en Ginebra donde descansan sus restos por decisión de María Kodama y en contraposición a su propio deseo.

Aspecto Oposición Luna-Marte

Un contacto tenso entre Luna y Marte haría que los sentimientos y emociones se enardezcan y bullan en el sujeto. Posiblemente presente un conflicto con el principio femenino y esto marcaría una relación problemática con la madre y las mujeres en general. Podría haber problemas territoriales, peleas domésticas y luchas por el espacio. Hablaría de una persona que necesita llevar adelante una acción que entra en conflicto con lo que siente por dentro.                                                                                                            

A Borges le costó mucho llevar adelante su propio deseo enfrentando la figura femenina. No logró actuar con independencia con su madre y tampoco con su segunda esposa, María Kodama. Reconoció que le tenía miedo a su madre. Se definió a sí mismo diciendo: “…Soy un cobarde Fanny”… en diálogo con el ama de llaves, demostrando como Marte en Libra sucumbe ante la Luna ariana.                                                                           

Miguel Kohan Millar, psicoanalista, en su libro “Borges” dice:-“Pude conseguir pruebas que Borges sufrió una experiencia sexual traumática que lo llevó al borde del suicidio y que casi lo destruye como escritor”. De todos modos, esto no nos permite inferir que estuvo su madre implicada. Por su parte Edwin Willianson, uno de sus biógrafos, afirma que la sexualidad fue una gran fuente de angustia para Borges. Por un lado veía el amor como medio de autorrealización, pero el deseo sexual quedó asociado con el lúgubre mundo de los prostíbulos, ya que su padre lo llevó a “debutar” con una prostituta con la que él mismo tenía relaciones. En definitiva, la dama del burdel anudó el deseo sexual con la partenaire del padre, fuente de angustia y conflictos padecidos.                         

Willianson descubre polaridades en cada aspecto de la vida del escritor. En su niñez destaca un conflicto entre la admiración por sus ancestros maternos y la violencia de los cuchilleros de su barrio. Podríamos pensar nuevamente en la oposición Marte –Luna, ubicado Marte en Casa III, representando escuela y vecindario. Finalmente, es en la escritura donde Jorge Luis Borges logra integrar ¿o sublimar? este aspecto. El escribió y publicó, comunicando al mundo entero sus ideas y pensamientos, sus sentimientos, emociones y fantasías, acciones que le dieron identidad y un lugar consagrado en la historia de la literatura mundial.

 

Mercurio en Leo

Arquetipos: el Hermano - el Mensajero – el Mercader – el Psicopompo

Mercurio es el planeta de la comunicación. Su función es vincular y desvincular, y también darle nombre a las cosas. Está relacionado con el aprendizaje, el pensamiento y con la forma de comunicarnos. Es un dios curioso, astuto, vivaz y verborrágico.                      

Al analizarlo tomaremos en cuenta la comunicación, la actividad mental, el modo de expresarse y la forma de relacionarse con el medio; incluiremos también el vínculo con sus hermanos y la casa que tiene en su cúspide a Géminis.                                                     

 Leo es un signo de fuego perteneciente a la Cruz fija, Cruz de poder. Aquí Mercurio está en caída; se siente incómodo porque la energía natural de este signo es la de concentrar y centrar, mientras que Mercurio es inquieto, veleidoso y movedizo.                          

En Leo puede ser intuitivo y penetrante con sus ideas, y también entusiasta y vehemente con aquello que le interesa. Necesita estímulos para no caer en el aburrimiento Podría expresar su ira utilizando la palabra como un arma muy eficaz y detestaría perder cualquier discusión.                                                                                                                       

Le faltaría objetividad porque podría apasionarse con el mundo de las ideas.                                 

-“...Yo no recuerdo una época de mi vida donde yo no leyera ni escribiera. Si me hubieran dicho que leer y escribir son cualidades innatas yo lo habría creído, sin embargo dicen que la memoria alcanza hasta los cuatro años, eso quiere decir que yo he aprendido a leer y escribir en dos idiomas, castellano e inglés, y que tengo que haber aprendido todo eso entre los tres y los cuatro años. Yo no recuerdo ese proceso, sí que he vivido siempre rodeado de libros, y sabía que mi destino sería literario, no sé si me destino sería de escritor, pero sí de gran lector…”-                                                                     

Mercurio en Leo suele tener dificultad para escuchar y podría ofenderse si no lo entienden.  En la comunicación sería más importante lo que dice que lo que escucha y necesitaría hacerse oír, aunque podría llegar a escuchar si considera que el otro está en su mismo nivel. Su forma de   vincularse con los otros podría ser llamando la atención, mostrándose único, maravilloso, irrepetible y diferente. Se podría expresar con seguridad pero no con espontaneidad, porque es un signo fijo. Podría ser un gran organizador de la información, un hábil administrador de la expresión oral y escrita, convirtiéndose en rey a partir de la palabra.                                                                                     

La paulatina pérdida de visión que lo llevó a la ceguera representó un proceso de concentración en sí mismo impuesto por las circunstancias. Sin embargo, lejos de salir vencido se transformó en su fortaleza, logrando reinventarse.                                                               

 Su obra se basó en sus propias experiencias:

-”...Toda literatura es autobiográfica, finalmente….la sustancia autobiográfica subsistía de todos modos como corazón que late en la hondura” cuando le preguntaron si habían influido las circunstancias vitales en su obra, respondió: “Poderosamente... los relatos eran sobre mí, y sobre mis experiencias personales”.                                                                  

Por otro lado hay una faceta lúdica de Mercurio que se ve reflejada en el uso de un personal lenguaje encriptado donde utilizaba símbolos para velar que eran autobiográficos. También los neologismos, códigos y enigmas nos revelan una personalidad muy mercurial

 

Mercurio en Casa II, Cúspide en Leo – Imagen: EL SUELO-

“El cuerpo físico, Los valores, Las posesiones, El dinero”

En relación a sus valores podemos inferir lo valioso que era para él, el conocimiento tanto de sí mismo como de los otros, “el conocimiento es poder”, “saber es poder”.              

 Es posible sentirse valiosos por medio de las ideas que brindan seguridad y autoridad. Podría también valorar las ideas brillantes de otros, estimando a quienes consideraba sus pares intelectuales. El dinero podría llegar a través de la comunicación verbal o escrita. Encontramos con frecuencia profesiones de carácter intelectual, como escritores o periodistas. Sus ingresos tal vez hayan sido frecuentes aunque fluctuantes, propio de la energía mercurial.                                                                                                                    

Borges desempeñó tareas relacionadas al lenguaje para ganarse la vida. Si bien tuvo dificultades para la expresión oral –no era un gran orador- no fue un gran obstáculo, ya que dio conferencias tanto en Argentina como en el exterior. Desempeñó distintos cargos directivos como por ejemplo la dirección del suplemento literario del diario Crítica, presidió la SADE, fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, entre otros. Sus posesiones más importantes fueron los libros. Desde chico pasaba horas en la biblioteca de su padre, la cual después heredó.                                                                              

En relación al cuerpo físico, para Leo la imagen es importante. Podría haber sido autocomplaciente e independiente, pero por su minusvalía dependía del cuidado básico de otras personas. Finalmente, para realizar el análisis de esta energía, no podemos dejar de considerar el subtono virginiano de Mercurio, que le aportó un matiz detallista, minucioso, organizado y crítico, y que finalmente terminó enriqueciendo a Mercurio, que en Leo puede ser tan determinante y categórico.                                                                                     

Mercurio además es el regente del signo de Géminis, que tiene cúspide en Casa XII, marcando ciertos conflictos que podrían dar problemas de personalidad por provenir de familias muy diferentes.  Su abuela paterna, descendiente de un “clan de intelectuales ingleses”, octava generación de escritores, hizo decir a Borges “se esperaba que yo fuera escritor” –mandato familiar-, lamentando no haber sido, como sus ancestros “un hombre de acción”.Tanto su padre como su tátara abuelo, William Haslam, de quien decían se parecía tanto físicamente como en la forma de ser, como el mismo Borges padecieron la misma ceguera hereditaria, lo que nos remite al contenido de Casa XII y a la circunstancia de “arrastre” de conflictos familiares.                                                                  

En su casa se hablaban dos idiomas, inglés y español, remarcándose esta polaridad, que se advierte también entre una madre burguesa de ascendencia patricia y un padre abogado rebelde y mujeriego, además de su admiración por el linaje materno y también por “la violencia de los cuchillos”. Aparecen dos tradiciones heredadas de sus antepasados, una militar y otra literaria, entre las que se encuentra “tironeado”, conflicto que se lleva a la tumba, con frases en inglés y escandinavo antiguo y tallado con imágenes de guerreros, atravesado por dos linajes –uno militar y criollo, el otro inglés y erudito-.                                                                                                                                                  Si bien el nudo kármico incluye codicia intelectual, al tener un Stellium en Casa V en Sagitario, probablemente le permitió hacer síntesis y de esta manera atemperar las características ya mencionadas de Géminis en XII. Ambos signos forman el eje del conocimiento, eje que no analizaremos ya que no corresponde a los objetivos de este trabajo práctico.

Venus en Leo

Arquetipos: la Mujer – el Amor – la Belleza – las Musas y el arte. En un hombre representa su Ánima y el tipo de mujer que va a atraerle.

A un hombre con Venus en Leo le atrae una mujer independiente, autosuficiente y carismática. Una mujer solar, con brillo propio, extrovertida y segura de sí misma. Borges durante gran parte de su vida no logró unir el amor y el deseo, dos aspectos de su ánima que mantuvo disociados.                                                                                              

Sus relaciones amorosas oscilaron entre la idealización y la pasión erótica.                      

Le atrajeron mujeres inteligentes e intelectuales (conjunción Mercurio-Venus), a quienes admiraba, y también necesitaba que fueran sus pares. A lo largo de su vida pasó por diversas relaciones sin lograr estabilidad hasta poco antes de su muerte, lo cual podríamos relacionar con el aspecto autosuficiente de Leo y su conexión con su propio deseo.

 Venus en Casa II  Cúspide en Leo – Imagen: EL SUELO-

Los contenidos de esta casa son: cuerpo físico, valores, dinero y posesiones. Nos dice acerca de nuestros valores internos y nuestras cualidades más profundas.
Esta casa es Sucedente de Fuego, cuya palabra clave es “seguridad”: fijan y dan forma a la energía activa, expresando la necesidad de asegurar la experiencia.                                     

En cuanto a su relación con el cuerpo físico y sus necesidades básicas, sabemos que Borges tuvo una primera mala experiencia sexual, fue una situación muy traumática para él (tema ya abordado anteriormente). Dijo: “El erotismo, es algo que no aparece en mis obras. Debe ser porque soy un hombre ingenuo. O no: tal vez porque me parece difícil lo erótico.”
Borges logró generar su propio dinero valiéndose de su arte, la escritura (Venus-Mercurio), y nunca tuvo dificultades económicas. Tampoco demostró ser una persona apegada a éste: “Nada hay menos material que el dinero, ya que cualquier moneda (una moneda de veinte centavos, digamos) es, en rigor, un repertorio de futuros posibles. El dinero es abstracto, repetí, el dinero es tiempo futuro. Puede ser una tarde en las afueras, puede ser música de Brahms, puede ser mapas, puede ser ajedrez, puede ser café, puede ser las palabras de Epicteto, que enseñan el desprecio del oro; es un Proteo más versátil que el de la isla de Pharos. Es tiempo imprevisible, tiempo de Bergson, no duro tiempo del Islam o de Pórtico”
Sus valores están relacionados con el arte, el amor, la belleza, las musas. Venus posee un subtono virginiano, (el Sol, su dispositor, también se encuentra en Virgo), reflejando en su forma de escribir orden, lógica y minuciosidad.

 Sol en Virgo

Arquetipos: El Rey – El Padre 

Subtono sagitariano

Un Sol en Tierra, como el que encontramos en la Carta de J. L. Borges, contiene, dando forma a tanto Fuego presente en su Carta; es el único Planeta en este elemento.                   

Teniendo en cuenta que el Sol se encuentra en Virgo, podemos pensar en una identidad con características detallistas, ordenada, meticulosa, minuciosa, discriminativa; el subtono sagitariano le aporta rasgos idealistas y muestra su inclinación a la búsqueda de la sabiduría y filosofía.                                                                                                                    

También nos dice acerca de rasgos similares en su padre.

 

 

Venus conjunción Sol

En Borges su solaridad es muy evidente; se ve con suma claridad pero siempre ligada a su expresión artística y literaria; también su parte venusina está plasmada en su escritura.                                                                                                                                         

A continuación desarrollaremos el Camino del Héroe, correspondiente al arquetipo solar, considerando su conjunción con Venus, a pesar de estar disociada.                             

Si pensamos en el camino del héroe, en Borges el primer paso o “La Llamada” pudo haber sido esa gran biblioteca familiar heredada de niño, y “Don Quijote de La Mancha” que audazmente intentara leer y traducir al español a sus nueve años de edad.

El segundo paso: “La Partida”

Si bien Borges partió a Bélgica junto a su familia y cursó el Bachillerato en Europa, no fue hasta su regreso que comenzó a gestarse en él este segundo paso del camino del héroe. Comenzó su búsqueda interior, motivado por preguntas y respuestas, que lo llevaron a su acercamiento a la filosofía de la mano de autores como Schopenhauer y Nietzsche. También estudió la doctrina del Budismo, escribiendo en coautoría con otra escritora “¿Qué es el Budismo?”.                                                                                     

Borges tenía una actitud sumisa frente a su madre pero, sin embargo, lograba manifestar su solaridad cuando se sumergía en el mundo literario, plasmando historias de guapos, compadritos y malevos palermitanos, aunque a su madre este tipo de escritura la escandalizaba.                                                                                                                               

Todo el goce venusino reprimido en él como hombre, se manifestaba a través de su escritura y sus personajes: eran todo lo valientes y pasionales que él no podía manifestar. El Héroe era Borges narrador, no el hombre.                                                                

 El tercer paso del camino del héroe – “Las Pruebas”-  en Borges, pudo haberse manifestado a través de su relación con las mujeres, pero, siempre a nivel literario; tuvo muchas colaboraciones literarias con mujeres que no prosperaban más allá de la expresión artística.                                                                                                                                         

En esta fase es donde el Héroe se enfrenta con su sombra y sus dificultades; Borges no pudo escapar de su laberinto literario y gran parte de su Venus se manifestó allí.     Borges hombre no pudo manifestar a su ser solar, quedando atrapado en los mecanismos lunares. Creemos que él no alcanzó la cuarta etapa – el Retorno - , ya que no parece haber podido incorporar su Sombra. Sin embargo, sí pudo llegar a ser un hombre generoso y nutricio; revitalizaba, inspiraba, irradiaba a los otros, pero siempre a través de su arte. Ejemplo: sus colaboraciones autorales junto al escritor Adolfo Bioy Casares, otro sol en Virgo, y a la escritora Silvina Ocampo.                                                         

 Fue colaborador activo de Revista Sur, dirigida por Victoria Ocampo.                          

Participó en diversas co autorías literarias junto a la escritora María Esther Vázquez, quien fuera vice-directora de la Biblioteca Nacional bajo la dirección de Borges. Tomando en cuenta su Sol en Virgo en Casa II, podríamos decir que él fue un ser muy austero con el dinero y, tal vez, algo tacaño: “Borges guardaba todos sus ahorros dentro de los libros de su biblioteca personal”. Aquí también se ve claramente la ambivalencia entre el Borges hombre y el Borges escritor.                                                                                                                         

Cabe destacar que un Sol en Virgo es ideal para las artes literarias. Además, rasgo virginiano, Borges era sumamente rutinario, todas las mañanas se levantaba a escribir, y lo hacía como un ejercicio cotidiano. La Biblioteca Nacional como lugar, podría considerarse un sitio sistemático, con orden, listas, etc.

 

Conjunción Sol - Mercurio

Se podría decir que este Gran Comunicador, Mercurio, forjó la identidad de Borges como escritor. Borges era una persona muy culta, con conocimiento de varios idiomas; su Mercurio en Leo le permitía expresarse con seguridad, de forma categórica, clara y determinante. Podríamos pensar además que estaba orgulloso de sus conocimientos, sintiéndose el Rey de la palabra, esperando reconocimiento de su obra y pecando de ser despectivo frente a los que no consideraba que estaban a su mismo nivel.              

Podríamos pensar que su Sol virginiano y su Mercurio con subtono en Virgo le permitieron cierto grado de consideración hacia el otro. Por otro lado, estos planetas en conjunción nos hablan, además, de un aspecto comunicador de su padre, quien estudió la carrera de derecho pero también se volcó a la literatura: fue escritor y profesor. Ambos compartían la pasión por la literatura. Su padre fue una persona culta y un gran lector, del cual Borges afirma haber heredado su amor por los libros y su forma de pensar. Se podría decir que fue él quien promovió la vocación y formación literaria en Borges.

 Sesquicuadratura Sol-Luna (menguante): 

La sesquicuadratura es un aspecto que se relaciona con los puntos medios de las Casas sucedentes y con la Cruz fija, con los que tienen estrecha correspondencia analógica.           

Se la conoce también como “punto ballena”, indicando una máxima tensión inerte.
Aquí la conciencia está tironeada entre ambos arquetipos: Sol en Virgo en Casa II y Luna en Aries en Casa IX, padre y madre. Dos tradiciones heredadas. También un conflicto entre una madre intrusiva que no permitía que el Sol brillara con independencia y un
padre que no posibilitó habilitar la ley que permitiera cortar la relación simbiótica con su madre. Es probable que sus padres hubieran vivido en conflicto, en gran tensión, con una madre dominante y un padre mujeriego. Estas tempranas condiciones familiares podrían haber dificultado su relación con el sexo opuesto en el futuro.

También podemos pensar en una resistencia, una negación a continuar el círculo energético que recorre la conciencia, quedando la misma estancada por la incompatibilidad entre las aspiraciones (Sol) y las necesidades (Luna).                     

Borges quedó apegado a una madre en una posición de niño eterno.

Conjunción Mercurio Venus

Mercurio y Venus – ambos analizados- actúan resonando al unísono, como una fuente poderosa. En este caso ambos planetas son rápidos, Mercurio es un arquetipo duro, y Venus es blando y receptivo; además ambos se encuentran en Leo en Casa II, características que marcan un camino en la relación entre ambas energías. Se fusionan valores intelectuales y afectivos. Esta conjunción remite a la belleza y la estética en su decir, puesta en evidencia en su poesía, donde todo es rima y armonía.                                                                                                         

También evidencia su atracción por mujeres intelectualmente a su altura, analíticas, distintas, únicas y atípicas, con ideas propias. El deseo de encontrar una mujer de esas características lo expresó diciendo: “Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única”.                                                                                                          

Podría seducirlo la forma poética o inteligente de expresarse, sublimando el goce amoroso y sensual propio de Venus a través de la “idea del amor” puesta en palabras inteligentes, y como se dijo, auto referentes. Disfrutó de la belleza a través de la palabra, y sus palabras transmiten una inteligente y particular belleza.                                                                                                                   

Podría decirse que fue cautivado y seducido por la belleza del lenguaje.

Marte en Libra

Arquetipos: el Guerrero – el Cazador – el Animus

Principios primordiales: Agresividad, Impulso, Penetración, Asertividad

Marte en Libra se encuentra en exilio, por lo tanto, incómodo, dando a entender que Borges tenía dificultades en introyectar y también en expresar esta energía, además de dificultades en marcar y defender su territorio.                                                                                                             

La función de Marte es accionar, acometer y competir; es la sede de la autoestima del hombre, pero al ubicarse en el signo de Libra esta energía se hace más difícil de trabajar y drenar. Marte encarna la fuerza que nos impulsa a defendernos; es el Guerrero y cuando no se puede actuar esta energía, la agresión llega desde el mundo externo.                                       

En su infancia, Borges sufrió maltrato de parte de sus compañeros de colegio, que se reían de él y frente a esto él no respondía a sus agresiones ni los enfrentaba. Podríamos pensar que ante la agresión se ponía en el lugar del otro y buscaba paz refugiándose en la biblioteca de su padre.                                                                                                                  

Al estar en Libra es muy posible que tendiera a reprimir la ira y a accionar en forma verbal, defendiéndose con la palabra. Tampoco le interesaron los deportes, demostrando otra vez esta falta de impulsividad e interés en competir y arrasar.                                            

En el cuerpo Marte rige, entre otros, la vista. Su temprana ceguera, a los 55 años, manifiesta el déficit de dicha energía y la implosión de la misma, haciendo que Borges perdiera su energía vital y se enfermara.                                                                            

Es Marte quien logra “rescatarnos” de las energías blandas y muchas veces regresivas de la Luna, y al tener un déficit de energía marcial, se le dificultó realizar este corte con su madre.                                                                                                                                   

Por último, destacamos, una vez más, que Borges siempre sintió la discordia de sus dos linajes, uno militar y criollo y otro inglés y erudito. El lamentó siempre no haber sido como sus ancestros marciales, un hombre de acción, dejando en evidencia a Marte en exilio. En cambio, fue un hombre de ideas, reflexivo y comunicador, y creemos que sublimó esta energía con sus relatos de malevos y cuchilleros.

Marte en Casa III, cúspide en Libra – Imagen La Semilla

Contenidos: los hermanos, la comunicación, estudios primarios y secundarios, vecinos y viajes cortos.

Marte indica el área donde tendremos que enfrentarnos con la vida y correr riesgos para afirmarnos y crecer.                                                                                                                          

En relación a los hermanos, se podría pensar que Borges proyectaba esta energía sobre su hermana Norah. Al relatar los juegos de su infancia con ella, siempre la ubicaba en el lugar de Guerrera y a él en el lugar de sumiso. “…Ella subía a la azotea, trepaba a los árboles y a los cerros y yo la seguía con menos entusiasmo que miedo… Era ella siempre el caudillo y yo el rezagado, el tímido y el sumiso”.                                                                                                                                     

Desde pequeño demuestra claramente su incomodidad con la energía de Marte y su dificultad para apropiarse de ella.                                                                                                  

Con respecto a la comunicación, drenaba la energía marciana a través de sus escritos, escribiendo, como ya dijimos, sobre malévolos, matones, gente con cuchillos, etc. De esta forma logró vivir esta energía a través de su mente.                                                          

La Casa III suele ser proyectiva, entonces, por último y como se mencionó anteriormente, con respecto a sus estudios primarios, creemos que la agresión le llegó desde el mundo externo a través de la humillación y el maltrato por parte de sus compañeros de la escuela primaria.

Júpiter en Escorpio

Arquetipos: El Ángel, El Maestro, El Guía Espiritual, El Padrino.

 Principios primordiales: Sabiduría, síntesis, expansión abundancia, confianza, gracia.

Función: Dirigir la energía hacia el sitio indicado, desarrollar la confianza.                               

Escorpio dice Yo deseo, y pertenece a la Cruz Fija, Cruz de poder, y al elemento Agua. Es el único planeta en este elemento, por lo tanto concentra toda la energía emocional donde lo oculto ocupa mayor significado. El Agua le confiere ciertos rasgos de introversión, subjetividad, y lo conectándolo con sus sentimientos. En Escorpio la intensidad la vuelve más misteriosa, subjetiva, profunda y pantanosa.                                         

Es un Maestro que tiene registro de todo lo que está sucediendo; lo atraen lo oculto y los secretos. Esto se puede apreciar por el interés con que se volcó a los lenguajes simbólicos y esotéricos.                                                                                                                       

El subtono geminiano le otorga un poco de objetividad a la densidad escorpiana.                  

En este signo de muchísima intensidad, el agua de la emoción se transforma en pasión, y está muy relacionado con el inconsciente. Es un signo vinculado a los tabúes, al sexo,  la muerte y transformación, y al poder.                                                                                             

Con Júpiter en Escorpio podrían emerger traumas y/o complejos respecto a estos contenidos; reiteramos la experiencia traumática que vivió de la mano del padre con respecto a su iniciación sexual. ...”Pude conseguir pruebas que Borges sufrió una experiencia sexual traumática que lo llevó al borde del suicidio y que casi lo destruye como escritor. Borges nunca habló de esta experiencia pero fue central en su desarrollo…”

Júpiter en casa IV

Imagen: La Raíz

Contenidos: El hogar de origen y el propio, las costumbres, los mandatos, tradiciones, país natal, el padre o la madre.

Casa Angular - Inicio del segundo cuadrante.                                                                           

Plutón, su regente, se encuentra en el signo de Géminis en la Casa XII.

La Casa donde Júpiter está emplazado es el área expansiva por excelencia y el lugar más apropiado para encontrar y expresar nuestro maestro interior. Creemos que es posible que haya guiado sus pasos en el mundo de la literatura, la lectura y el conocimiento.                                                                                                                                 

Es el área donde podemos contactar con la gracia, la confianza, la plenitud y la sabiduría. Borges heredó la biblioteca de su padre, la cual transformó en su propio altar llenándolo de gozo. A partir de ahí su vida fueron los libros. Esto le permitió desarrollar un talento que supo convertir en arte que se expandió hacia un mundo sin fronteras a través de las palabras.

 …” Si tuviera que señalar el hecho capital de mi vida, diría la biblioteca de mi padre. En realidad, creo no haber salido nunca de esa biblioteca. Es como si todavía la estuviera viendo. Ocupaba toda una habitación con estantes encristalados, y debe haber contenido varios miles de volúmenes…”                                                                                     

En la Casa IV la influencia de la familia, muchas veces se convierte en mandato.                 

Es importante bucear en las profundidades del inconsciente para que estos sean revelados, arrojando luz a nuestros propios deseos, ya que aquí también se encuentran nuestros nutrientes. Separar lo heredado de lo propio.

 ...“Desde mi niñez, cuando sobrevino la ceguera, se consideraba de manera tácita que yo cumpliría el destino literario que las circunstancias habían negado a mi padre. Era algo que se daba por descontado (Y esas convicciones son más importantes que las cosas que meramente se dicen). Se esperaba que yo fuera escritor”…                                             

Pero Borges pudo ir más allá del mandato familiar, logrando transformar esta energía escorpiana en una Gracia.                                                                                                                            

El padre de Borges podría estar representado en esta casa; Jorge Guillermo Borges estudió derecho aunque no ejerció; fue escritor y maestro, además de un anarquista filosófico spenceriano. Afirmó haber recibido de su padre las primeras enseñanzas literarias y filosóficas, especialmente la poesía y el anarquismo individualista de raíz liberal.

“... Mi padre era muy inteligente y como todos los hombres inteligentes muy bondadoso. Como lector tenía dos intereses. En primer lugar, libros sobre metafísica y psicología (Berkeley, Hume, Royce y William James). En segundo lugar, literatura y libros sobre el Oriente (Lane, Burton y Payne). Él me reveló el poder de la poesía: también me dio, sin que yo fuera consciente, las primeras lecciones de filosofía. Cuando yo era todavía muy joven, con la ayuda de una tablero de ajedrez, me explicó las paradojas de Zenón: Aquiles y la tortuga, el vuelo inmóvil de la flecha, la imposibilidad del movimiento. Más tarde, sin mencionar el nombre de Berkeley, hizo todo lo posible por enseñarme los rudimentos del idealismo. El hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música... “                                                     

De sus propias palabras se desprende cierta idealización al padre y su gran influencia.

 Aspecto Mercurio Quintil Júpiter

 Mercurio es también el Mensajero de los dioses y el puente entre consciente e inconsciente, por eso brinda la capacidad de ahondar en las sombras y poder transformarlas en luz. Todo esto parecería que le facilitó y permitió transmitir al mundo aquello que ocurría en su interior; jugó y nos llevó a través de la palabra desde el mundo cotidiano al fantástico y al onírico, mostrándonos y planteando la posibilidad de la existencia de universos y realidades diferentes. Esa capacidad de transformar la oscuridad y las sombras en luz, cobra otra dimensión aún mayor, si recordamos que este Mercurio en Leo, vivió a partir de los cincuenta años en su propio mundo de sombras, y aun así, pudo iluminar el mundo con su palabra.                                                                       

Estos dos planetas forman un par polar, y son regentes de Géminis y Sagitario, signos que forman el eje del conocimiento.                                                                                               

Mercurio es un planeta personal que  pregunta y comunica.  Júpiter es un planeta social que sintetiza y expande. Sin lugar a dudas este quintil le facilitó el desarrollo de su obra literaria, y es un don que trascendió al mundo entero, sin diferenciar fronteras.                          

Borges trajo consigo este talento, conquistado en vidas anteriores, y no necesitó de experiencias externas sino solo del potencial de su propia fuente interna. Mercurio en Leo con un estilo único y personal se desplegó facilitado por Júpiter en Escorpio, arquetipo que guía  la energía hacia el crecimiento, que todo lo expande con una función social y  que le permitió difundir su Don hacia los otros trascendiendo y superando los límites de todas las fronteras.                                                                                                     

Nos ofrece - a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía - una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.  

Aspecto Venus quintil Júpiter

 

Gracias al arte el hombre convierte a la palabra en poesía: Venus, al ser una octava inferior de Neptuno, propicia el encuentro con la totalidad, y también el contacto con la creatividad en todas las formas posibles. Este arquetipo le brinda la confianza en sus valores internos como paso previo para transmitir su obra.

Júpiter, Maestro y Guía, expande la belleza de su obra.                                                             

Este quintil otorga la posibilidad de una amplia cultura, con valores refinados, elegancia y buen gusto, además, de trascender el propio deseo.

Venus representa un paso más hacia la energía de Júpiter, del Goce al Gozo.

Al llegar a esta instancia de Gozo supremo, todos los cuerpos densos y sutiles vibran en armonía y máxima intensidad.

Cuando opera el talento, la mente  no sólo es creativa sino también productiva, donde la conciencia se amplía desde lo personal hacia lo universal.-

En el caso de Borges, estas características pueden reconocerse sobretodo en su  poesía, donde las expande enseñando y  permitiendo que su Ángel trascienda con  armonía, alcanzando un maravilloso gozo para sí mismo, que se expande hacia los demás.  También fomenta la necesidad de cultivar la generosidad y de anhelar un mundo mejor.

El contactar con la Gracia, poniéndose de manifiesto Venus en Leo, lo llevó a ser único e individual; y el conectarse con  el placer y la confianza en sí mismo le permitió encontrar a  su propio guía interior y aplicar la comprensión intuitiva adquirida con la experiencia. Y así, su fuente de Goce se expande al  transmutar a Júpiter en Escorpio – intenso y profundo-, logrando transmitir ( El Maestro) a través de su obra la armonía y la verdad, apreciando la belleza del mundo y contribuyendo a ella, enriqueciendo la vida de los demás y encontrando satisfacción en ello.

Júpiter en luz conduce necesariamente hacia una función social;  guía con entusiasmo manteniendo la chispa constantemente encendida. Esto le permitió haber encontrado energía interna para avanzar buscando el conocimiento  y lo ayudó a hacer síntesis.            

Fue capaz de conectar con la propia belleza interior y pudo tener registro de la belleza que lo rodeaba.

 

Finalmente nos gustaría plasmar en palabras de autores reconocidos el impacto, la importancia, la influencia y la trascendencia a la  que dio lugar toda la obra de este maravilloso escritor argentino, entendemos  producto del talento que trajo de otras vidas  y que se refleja en su carta con estos dos quintiles claramente en luz.

 

Umberto Eco en su libro más importante, El Nombre de la Rosa, crea un bibliotecario ciego que envenena a los monjes para que no busquen el conocimiento más allá de su religión, lo llama Jorge del Burgos en referencia a Borges, no como una reseña castigadora sino como «una manera de rendirle homenaje a Borges». El escritor italiano recuerda que cuando tuvo su primer encuentro con los textos del argentino lo enloquecieron; «me pasaba noches y noches leyéndolo a mis amigos. Me reconocí de inmediato en Borges». (Eco, Umberto. Kant y el ornitorrinco Editorial Lumen, 1999).

 

Literatos europeos tan importantes como la escritora francesa Marguerite Yourcenar percibieron a América desde la literatura de Borges. El premio Nóbel de literatura en 1960 Saint – John Perse dice sobre el escritor argentino: «Lógico y poeta, tan lúcido como temerario, Borges mantiene libremente su lugar – qué lugar es un lugar muy osado- en los goznes mismos de este siglo muy complejo»2. En el conjunto de entrevistas hechas por Georges Charbonnier a Borges, se encuentra una larga discusión sobre los textos publicados en francés y su influencia en la nueva literatura gala. Europa amó a Borges y los últimos premios nobeles leyeron sus libros como textos religiosos, un ejemplo se ve en la admiración de Seamus Heaney y el conocimiento que tiene de Borges en una entrevista que data de 1981 (Seamus Hearney. Diálogo con Borges. Libros y Letras. Junio. 2006. Nº


Recordemos la famosa frase «su obra es dadora de vida», en el artículo del Nóbel mexicano Octavio Paz que fue hecho el día después de la muerte del argentino y que ha sido publicado en varios periódicos latinoamericanos incluyendo El Tiempo.

 

“El poema de los dones”

“Nadie rebaje a lágrima o reproche

esta declaración de la maestría

de Dios, que con magnífica ironía

me dio a la vez los libros y la noche.

 

De esta ciudad de libros hizo dueños

a unos ojos sin luz, que sólo pueden

leer en las bibliotecas de los sueños

los insensatos párrafos que ceden

 

las albas a su afán. En vano el día

les prodiga sus libros infinitos,

arduos como los arduos manuscritos

que perecieron en Alejandría.

 

De hambre y de sed (narra una historia griega)

muere un rey entre fuentes y jardines;

yo fatigo sin rumbo los confines

de esta alta y honda biblioteca ciega.

 

Enciclopedias, atlas, el Oriente

y el Occidente, siglos, dinastías,

símbolos, cosmos y cosmogonías

brindan los muros, pero inútilmente.

 

Lento en mi sombra, la penumbra hueca

exploro con el báculo indeciso,

yo, que me figuraba el Paraíso

bajo la especie de una biblioteca.

 

Algo, que ciertamente no se nombra

con la palabra azar, rige estas cosas;

otro ya recibió en otras borrosas

tardes los muchos libros y la sombra.

 

Al errar por las lentas galerías

suelo sentir con vago horror sagrado

que soy el otro, el muerto, que habrá dado

los mismos pasos en los mismos días.

 

¿Cuál de los dos escribe este poema

de un yo plural y de una sola sombra?

¿Qué importa la palabra que me nombra

si es indiviso y uno el anatema?

Groussac o Borges, miro este querido

mundo que se deforma y que se apaga

en una pálida ceniza vaga

que se parece al sueño y al olvido.