Ensayo: JÚPITER Y LA PIRÁMIDE DE MASLOW

Leonor Nietzschmann
Setiembre 2010

Este ensayo está inspirado en la Pirámide de Necesidades de Abraham Maslow.
He vinculado sus peldaños con varios arquetipos planetarios, con la intención de observar el proceso de aproximación gradual a La Gracia, relacionada con Júpiter, y considerando también las dificultades que se deben enfrentar y resolver en este maravilloso y complejo proceso.
Maravilloso porque cada pequeño paso que damos en dirección a La Gracia, que implica sentirnos agraciados y agradecer, nos conecta más íntimamente con La Fuente Inagotable de la Vida, cuya energía se derrama generosamente sobre todos los seres vivientes.

Una de las funciones de Júpiter es, precisamente, direccionar dicha energía, con el fin de satisfacer las necesidades de cada especie y de cada individualidad, a fin de que pueda continuar su evolución, hasta alcanzar la perfección.
Arduo proceso, porque los seres humanos hace ya siglos que estamos sometidos a la hegemonía de Saturno, que si bien como energía arquetípica conduce hacia la maduración y culminación del proceso evolutivo, ha sido incorporada como rigidez, super exigencia, conductas superyoicas y miedos de todo tipo.
El resultado es que el género humano está dominado por el Principio de Escasez, incluso genéticamente, y que la mayoría de las personas actúen sometidas por el temor a «no poder», «no tener», «no saber», «perder», etc.

El Principio Primordial de Júpiter está ligado al Principio de Abundancia.

Lo llamamos el timón profundo de la vida, porque es la energía que nos permite encontrar y seguir nuestro Camino evolutivo, respetando simultáneamente el de otros, aunque parezca diferente o extraño.

Para poder continuar la ardua labor que implica el proceso de convertirnos en Individuos («el que no tiene divisiones») es fundamental abordar e introyectar las preciosas y preciadas cualidades representadas por este planeta.

Relacionaremos a la Pirámide Caldea (1) con la Pirámide de Maslow, porque sus peldaños también se corresponden con una conciencia evolucionando – ascendiendo.
Muy sintéticamente, ya que el tema daría lugar a otro complejo ensayo – podríamos decir que los dos primeros peldaños de Maslow se corresponden con los niveles lunar, mercurial y marcial de la Caldea, con esbozos de energía saturnina en el segundo peldaño. El tercero es netamente venusino y el cuarto está relacionado con el Sol. Finalmente, al quinto peldaño lo consideramos vinculado esencialmente con Júpiter, aunque también con Saturno. Éste último sólo será mencionado, ya que el tema central de este ensayo es Júpiter.
No es mi intención, en este trabajo, desarrollar los contenidos de cada arquetipo planetario, ya que hay abundante bibliografía al respecto; sólo haré mención de los puntos que considero indispensables para su mejor comprensión.

Pirámide de necesidades de Maslow



La Pirámide de Maslow es una teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow en su obra Una teoría sobre la motivación humana, que data de 1943, pero que posteriormente amplió. Maslow formula en su teoría una jerarquía de necesidades humanas (a la que denominó holojerarquía) y aduce que, conforme se satisfacen las más básicas, los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados.
Esta teoría se describe a menudo como una pirámide que consta de cinco niveles: los cuatro primeros niveles las agrupó como «necesidades de déficit» (deficit needs o D-needs). Al nivel superior lo denominó «auto-actualización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o B-needs).

«La diferencia estriba en que mientras las necesidades de déficit pueden ser satisfechas, la necesidad de ser es una fuerza impelente continua».

Las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo. La idea básica de esta jerarquía es que las necesidades más altas ocupan nuestra atención sólo cuando se han satisfecho las necesidades inferiores de la pirámide.
Al considerar el tema Necesidades, Maimónides, sabio y místico del judaísmo medieval, dijo:

«…Observa cómo la Naturaleza prueba lo siguiente: Cuanto más necesaria es una cosa para los seres vivientes, más fácilmente la encuentran…, cuanto menos necesaria es, tanto más escasa y costosa. Por ejemplo, el aire, el agua y la comida son indispensables para el hombre…»

Sintetizando su amplia exposición: y en este orden son los elementos que más abundan en nuestro planeta. Sólo aquel que se vuelve conciente del maravilloso diseño del Universo, va logrando la Comprensión, Aceptación y Confianza como para acceder a los niveles superiores, donde todo cobra finalmente sentido y prima la Abundancia. Tanto los animales como los niños pequeños buscan satisfacer sus necesidades instintivamente. Pero, a medida que el niño es estimulado y perturbado por el entorno (familia, escuela, sociedad), las necesidades primarias, naturales e instintivas, van modificándose hasta convertirse en Deseos. Éstos alimentan al ego (ó pequeño yo), hasta convertirlo en una entidad desmesurada, fuera de toda proporción e insaciable. En el ego se encuentra la suma de todos los miedos. El Ser, en cambio, será satisfecho en todas sus Necesidades (2). Esta es su Gracia.

Quiero señalar que, si bien la teoría de Abraham Maslow ha sido el punto de partida para desarrollar este trabajo, el mismo está ordenado, metafóricamente, según la idea-visión del Dante en la Divina Comedia, acerca del Infierno formado por diferentes Círculos de dolor.

En cada Círculo analizaré diferentes aspectos (sexualidad, dinero, salud, tiempo, etc.), observando sus manifestaciones y evolución.

Es necesario destacar que hay un común denominador que manifiesta una conciencia poco evolucionada: la falta de gratitud (ya mencionada en relación a la Gracia), que es muy evidente tanto en los carenciados como en los afortunados.
El origen probablemente esté en un marcado déficit de autoestima y en una individualidad inmadura, que, al igual que los niños, hacen que se desdeñe lo que se ha recibido, además de vivir en un estado de empobrecimiento interno y de constante reclamo. Con el agravante de buscar siempre culpables afuera de las propias carencias, tanto internas como externas.

También tendremos en cuenta los dolores que acicatean a los individuos provocando, a fuerza de persistir, que la conciencia se despierte y la búsqueda comience…ó se reanude.



EN EL PRIMER CÍRCULO: «TENER O NO TENER»

Está relacionado con el primer peldaño de la pirámide de Maslow: Fisiología

He reunido información y vivencias a través del contacto asiduo con personas que viven en las llamadas «villas de emergencia», (tratando de paliar algunas de sus carencias e intentando ayudarlas a lograr una vida más digna).
He encontrado en esos lugares a personas maravillosas, que pudieron salir de los Círculos del Infierno, gracias a su bondad, fe (religiosa y en el género humano) y gran generosidad. Nada les resultó fácil. Por el contrario, la vida fue extremadamente dura con ellas, y sin embargo su altruismo pudo desarrollarse aún bajo condiciones paupérrimas y enfrentando golpes dolorosísimos.
Astrológicamente hablando, ellas son personas jupiterianas que derraman entusiasmo y vitalidad, bregando cada día para alimentar a los más carenciados, enseñándoles también a procurarse el propio sustento implementando huertas, y confiando siempre, ¡siempre!, que de algún lado y de alguna manera llegarán los elementos necesarios para poder continuar su obra.
También son ellos, los más humildes, ubicados en el peldaño más bajo de la escala social, quienes salen en las crudas noches de invierno a llevar un plato de comida calienta a los que viven en las calles.

A todos ellos mi agradecimiento por permitirme conocer, comprender y colaborar.


Recordemos ahora que, a través del diseño de su Pirámide, Maslow explica que los individuos recién pueden pasar a un peldaño más elevado cuando han satisfecho aquel en el que están posicionados.
El Primer Círculo se corresponde, por lo tanto, con la base de la Pirámide.
Aquí se ubican las personas carentes hasta de lo más esencial.
Habitantes marginales y marginados de las grandes ciudades, medrando, excluidos, ignorados, ignorantes, atemorizados, odiando, resentidos, resignados, reclamando, entregados, abatidos, abatiendo, acusando, condenados…
En cuanto a los arquetipos planetarios, podríamos reconocer en primer término a la Luna, relacionada con la supervivencia básica. Luego, a Marte – El Guerrero – ligado a depredadores y presas, además de todas las formas de violencia. La ascensión a través de este Círculo dependerá fundamentalmente de la incorporación de energía saturnina (leyes, límites, responsabilidad). Aunque, sin lugar a dudas, Venus también jugará un papel fundamental para la evolución de las personas que lo habitan: está demostrado que cuando comienzan a interesarse en alguna expresión artística, van «suavizando» sus aristas agresivo-defensivas.

Los dolores están referidos al cuerpo físico – etérico. Se padecen la agonía del hambre, del frío y de las enfermedades.
El alma aún duerme, aletargada.


Como consecuencia:
Prima el instinto de supervivencia


Es necesario destacar que cada persona podrá ir recorriendo niveles cada vez más evolucionados dentro de este Primer Círculo, de acuerdo a las respuestas que brinde a las dificultades por las que atraviesa.
Analizaré las diversas manifestaciones partiendo del nivel más primario, destacando que no existe, en ningún caso, el menor atisbo de juicio.
En el sustrato más bajo del Primer Círculo se vive el día a día, sin proyectos ni porvenir. Como sobre la mayoría impera el hambre, sus energías están direccionadas sólo en tratar de satisfacer las necesidades primarias. De comer en primer término, y luego de tratar de sobrevivir a las enfermedades, ya que no tienen acceso a la medicina preventiva.
El hambre determina que suelan relacionar gordura con salud.
No existen el deseo ni el gusto, ya que toda la energía psico-corporal está orientada a satisfacer dichas necesidades.
En su afán por sobrevivir, los individuos menos evolucionados tienen actitudes sumamente primitivas, manifestándose como brutalidad, brusquedad y tosquedad, poniéndose en evidencia una notoria carencia de matices y una gran desconfianza.
Encontraremos depredadores, recolectores y carroñeros.
Los más violentos se convierten en depredadores. No vacilan en atacar: todo y todos pueden convertirse en sus presas. Deambulan armados, olfateando posibles víctimas, configurando temibles jaurías (Marte).
Muchos están vinculados con el narcotráfico, secuestros y trata de blancas.
Los recolectores comienzan, desde el conformismo resignado, a juntar lo que otros desechan (cartoneros, botelleros, etc.), pero, a medida que van evolucionando hacen de la recolección un emprendimiento lucrativo (algo que ya sucede ya en varios barrios de Buenos Aires). En estos casos podemos observar que han incorporado suficiente Mercurio, ya que no sólo han aprendido a dialogar entre sí, sino también con los que compran lo recolectado: están aprendiendo las reglas del comercio.
Los carroñeros, en cambio, siguen las huellas de los depredadores, medrando a su sombra, recogiendo sus mendrugos, y dependiendo por completo de ellos (por ejemplo, los revendedores de drogas, los «campanas»).
Pero, también están los que se han declarado vencidos por el peso de sus circunstancias, cayendo en el alcoholismo y en una abulia casi completa.
Encontraremos entre todas las tipologías mencionadas una gran variedad de matices.
La tristeza se expresa a través del alcoholismo, ya que prácticamente no existe la depresión. Los habitantes de este Círculo consideran a la depresión como «un lujo exclusivo para las clases pudientes». Si tenemos en cuenta que es una enfermedad de la psique –que literalmente significa alma- es natural que así sea, ya que no suele existir el contacto consciente con ella.
Raras veces hay suicidios (salvo los lentísimos suicidios de los alcohólicos y drogadictos), pero, en su lugar abundan los homicidios. Aunque ya se ha dicho que el que mata a otros se está matando a sí mismo…una y otra vez.
La sexualidad opera en la mayoría como una pulsión instintiva, ya que, al igual que en el reino animal, cuanto mayor es el primitivismo más se enseñorean las hormonas, perfilando una sexualidad sin el refinamiento que la caracteriza en el género humano.
Las mujeres son hembras, que se convierten en «presas» para satisfacer sus apetitos (las minas).
Se desconoce el placer, aunque se logre satisfacción por saciedad, igual que al comer. Como el placer está ligado al erotismo, (al que encontramos vibrando en el arquetipo de Venus, también relacionado con los matices, el refinamiento y el arte), podemos afirmar que Venus está «en sombra», significando la falta de contacto y de expresión de dicha energía. Se ha comprobado fehacientemente que un modo de colaborar con las personas- sobretodo jóvenes- que están en el Primer Círculo, es brindándoles acceso a diferentes expresiones artísticas. De este modo, van «cultivando» el alma y refinando los cuerpos, además de desarrollar paulatinamente su sensibilidad. El Arte permite que se agudicen todos los sentidos, y se comiencen a detectar y a apreciar la belleza con todos sus matices, que antes permanecían ocultos para ellos.

Las personas del Segundo Círculo son, en gran medida, las responsables de brindar el espacio y la oportunidad a los que aún están bregando en el Peldaño inferior.

Es fácilmente deducible que al estar Venus en sombra, lo mismo ocurra con casi todos los peldaños superiores, (salvo Marte), entre los que se encuentra Júpiter.
Este es un estadio de servidumbre, donde se desconocen la Gracia y también el agradecimiento –que deviene de gracia.

El pasaje de sentirse sirvientes a sentirse colaboradores será una clara señal de que se está comenzando a dejar atrás este Círculo.

Aunque, convengamos que no es nada sencillo, ya que la mayoría de estas personas está sometida a maltrato por parte de sus empleadores («los patrones y patronas»), sobretodo las mujeres que trabajan como empleadas domésticas. Estas últimas suelen caer en manos de patronas abusivas, habitantes del Segundo Círculo, que las tratan como si fueran esclavas, denigrándolas de diferentes modos (que incluye pagarles salarios vergonzosos o acusarlas de ladronas), llegando, en algunos casos, hasta la agresión verbal y física. Es natural que se vuelvan aún más desconfiadas y resentidas.
También, podemos observar a nivel masivo la conducta de los habitantes de este Primer Círculo, por ejemplo, en las canchas de fútbol, donde suelen desahogar su furia (que suele ser la otra cara del dolor) y sus gritos reprimidos, proyectando sus anhelos y frustraciones sobre los «ídolos» de turno.
Con respecto al dinero, podemos apreciar que conocen el valor del centavo.
Por la carencia que sufren, tienen mucho más claro su valor que los del Segundo Círculo. Por las dificultades que enfrentan para conseguir trabajo, ya que suelen carecer hasta de educación primaria, para obtenerlo pueden llegar a convertirse en depredadores, arrebatando con violencia lo que aún no saben procurarse de otro modo. O como recolectores…de las migajas de los poderosos.
En cuanto a la moral –siempre refiriéndonos al nivel más bajo de este Círculo- es notable la ausencia de principios éticos. Dedicados a sobrevivir, tal como hacen los animales, considero que son a-morales. Ser amoral, en este caso, significa que, al carecer de la más elemental educación, no han accedido aún al conocimiento y aplicación de las leyes que rigen las relaciones humanas.
Como la mayoría de dichas leyes deviene de alguna religión, muchas veces es el acercamiento a alguna de ellas el que determina el desplazamiento ascencional de la conciencia hacia niveles superiores, ya que todos sus dogmas están basados en principios morales. Al vislumbrar principios religiosos, algunos se aferran a algún dogma, generalmente con la esperanza de lograr salir de la extrema carencia.
Observamos que comienzan a abandonar el sufrimiento del Primer Círculo cuando incorporan energía saturnina, ligada a la ética y la responsabilidad. Pero como aún Saturno no se manifiesta bajo estos términos, sino ligado a la culpa y al temor al castigo («el pecado»), los individuos responden ciegamente a un régimen de premios y castigos, relacionados con «paraísos e infiernos».

A partir de ahora, las personas estarán llevando la pesada Cruz del miedo, la culpa y la vergüenza.

El peso de dicha Cruz se irá incrementando paulatinamente a lo largo del Segundo Círculo, construyendo individualidades rígidas y superyoicas, hasta el momento en que Saturno sea introyectado como Ley.
Volviendo a las creencias, si es que existen, muchas veces están ligadas al animismo y a las supersticiones, como por ejemplo, los rituales de la macumba y umbanda. En estos casos, es difícil que accedan a principios morales, ya que quedan detenidos en el peligroso campo del pensamiento mágico.
Retomaremos este tema al abordar el Segundo Círculo.
La familia aún no es una institución, ya que al desconocerse las leyes y vivir al margen de ellas, no puede funcionar como tal. Existe el «amontonamiento» (es frecuente el incesto), pero no los lazos familiares, como los entienden las personas del Segundo Círculo. Convenimos que también aquí es de gran ayuda algún tipo de creencia religiosa, ya que inculcan el aprecio y el respeto por los vínculos familiares y sanguíneos.




EN EL SEGUNDO CÍRCULO: continúa «TENER ó NO TENER»

además de «PODER ó NO PODER»

Relacionado con los tres siguientes peldaños de la Pirámide de Maslow:
Seguridad – Afiliación – Reconocimiento



El peldaño Seguridad está sumamente ligado a la Luna y Saturno, aunque destacamos que hasta que la conciencia no haya ascendido un poco más, ambos arquetipos suelen construir espacios psicoanímicos ligados al miedo. También lo relaciono con Plutón y la fuerte tendencia a querer tener todo bajo control (palabra eminentemente plutoniana).
El peldaño Afiliación está relacionado con Venus. Podemos observar que en la esfera vincular ya se ha incorporado más sustancia venusina.
En cuanto al peldaño Reconocimiento, sin lugar a dudas, está relacionado con el Sol. El desarrollo de la conciencia solar implica transitar previamente por una etapa fuertemente egoica, antes de acceder a la expresión del Sí Mismo junguiano (también vinculado al Sol), correspondiente al Yo Superior de los antropósofos.
El Sol en una Carta natal juega un rol similar al de la estrella que da vida y nombre a nuestro sistema planetario.

De la evolución dentro de este Círculo depende el salir de los Círculos del Infierno, para poder alcanzar la Conciencia del Amor y la Unidad, de la cual todos provenimos, y que relacionamos con el Quinto Peldaño, Autorrealización.

A diferencia del Primer Círculo, aquí el dolor nace y se desarrolla en la mente concreta.

La mente, enredada en sus fantasías laberínticas (maya), provoca estados altamente neuróticos, desencadenando respuestas emocionales sumamente desestabilizantes y hundiendo al ser humano en el materialismo.


La mente concreta, ligada al intelecto y confundida con inteligencia, ha tomado tal preponderancia en la civilización actual que prácticamente ejerce un control absoluto sobre las decisiones y acciones del ser humano. Ella actúa como un par de tijeras, cortando y separando, y reduciendo la visión a blanco versus negro, bueno versus malo, e infinitos pares polares. Desde muy pequeños se nos induce a elegir desde el juicio y el prejuicio (esto es bueno o esto es malo), y se nos somete a un régimen de premios o castigos, con los resultados que veremos a continuación.
La sociedad actual sigue alimentando a la mente concreta en desmedro de la mente abstracta (la que tiene la capacidad de comprender holísticamente), hundiéndose el individuo cada vez más en la ansiedad, el sinsentido, y desatando guerras a lo largo y ancho del planeta…al que también hemos devastado.
Se incrementa el deseo – que conduce hacia la voracidad – y las personas cada vez se alejan más de sus reales Necesidades.

Dijo Maimónides: «…todas las dificultades y obstáculos que encontramos se deben al deseo de cosas superfluas; cuando buscamos lo que es innecesario, tenemos dificultades para encontrar lo indispensable.»

En este Círculo los vínculos también se han bastardeado, en gran medida gracias al mal uso de Internet que permite contactar con cientos o miles de personas…sin vincularse con nadie. También prolifera el voyeurismo (del francés «mirón»): se ha desatado una fiebre colectiva por mostrarse y ver a otros, publicando fotos personales y familiares y enviándoselas a otros en un afán de…¿qué?
Me pregunto donde han quedado los espacios íntimos, aquellos que sólo se comparten con unas pocas personas, cuidadosamente elegidas.

Dice Ronald Dworkin en «La Felicidad artificial: el lado oscuro de la nueva clase feliz», refiriéndose a la profunda soledad interior que padece la mayoría: …La paradoja de la amistad sin ninguna conexión real entre las personas…

Este seudo compartir, esta seudo comunicación, ha colaborado a que en los niveles más bajos del Segundo Círculo imperan el miedo, la angustia, la pre-ocupación, la ansiedad y la neurosis, implementando también soluciones facilistas y trilladas.
Básicamente, la neurosis es producida por la fragmentación psíquica, emocional y mental, debido a las presiones y condicionamientos que impone el medio. Su principal característica es el profundo desconocimiento que las personas tienen de sí mismas.

El Camino del Héroe –relacionado con la Evolución-, mencionado tantas veces por pensadores y guías espirituales, está ligado al Camino de Individuación: convertirse en un Individuo, significa literalmente no estar «dividido».

Ser Indiviso.

Vamos a referirnos ahora a Saturno, cuyo arquetipo contiene preciosas llaves para acceder a niveles más elevados dentro de este Círculo.
Las personas tomadas por el miedo suelen desarrollar dos tipologías, aparentemente muy diferentes entre sí: el superyoico y el dependiente.
Para ilustrarlo, mencionaremos que Saturno rige los huesos (además del código genético). El término «aparentemente» se refiere a que las personas temerosas (el miedo no sólo se adquiere, sino que también se hereda) carecen de un endoesqueleto. Están apoyadas sobre parámetros externos, basados en juicios, prejuicios y mandatos, que operan como un exoesqueleto.
Las superyoicas están dispuestas a hacer esfuerzos extraordinarios, pero, inevitablemente se quiebran. Las dependientes se convierten en mochilas que los superyoicos cargan estoicamente sobre sus espaldas (sugiero leer el mito de Sísifo).

Deberán pasar de la sujeción a los condicionamientos del medio (la familia, los medios de comunicación, la sociedad entera), al logro de pensar por sí mismos, haciéndose cargo responsablemente de sus decisiones.

Esta exposición es tan sólo una apretada síntesis de los contenidos del arquetipo saturnino, pero creo que sirve para ilustrar el proceso.

Primeras etapas

Antes de analizar los diferentes aspectos del Segundo Círculo, reitero que como ya se satisfacen, en mayor o menor grado, las necesidades primarias, es en este Círculo donde se desarrolla el deseo egoico, intensificándose cada vez más y produciendo un paulatino e inexorable alejamiento de las Necesidades del Ser.
El instinto de supervivencia, aunque más disimulado que en el Primer Círculo, es el que impulsa la mayoría de las decisiones y acciones. Pero, ahora está manifestado en el acumular (la mayor cantidad posible) de dinero y bienes, pregonando que su motivación es el bienestar de sus familias.
Resulta evidente, que al estar dominadas por el «Principio de Escasez», y con la conciencia aún adormecida, estas personas tienen ligado el bienestar al plano económico. En ellas impera dicho Principio, como una recidiva del alma (3), como consecuencia de una pesada carga genética ancestro-cultural.
Aunque no resulte tan evidente, al estar alejadas de la Gracia y carecer de Confianza (Júpiter), mantienen el comportamiento de los seres primitivos. Para ellos el mundo continúa siendo una selva donde se sienten amenazados, no sólo por los individuos del Primer Círculo sino también por sus congéneres.
Muchas veces hay más solidaridad entre los habitantes del Primer Círculo que en éstos, quienes al ignorar las Grandes Leyes no se sienten responsables por las carencias de los primeros.
Dominados por la ansiedad y la angustia, llegan a desarrollar altísimos niveles de stress, hasta colapsar física y/o psíquicamente. Entonces, tal vez, comiencen a preguntarse acerca de las cuestiones trascendentales. O pidan ayuda.
El trabajo y la profesión son las áreas apropiadas para el incansable ejercicio de los trepadores sociales. En los niveles más bajos de este Círculo, no se vacila en pisar a otros, con tal de seguir avanzando.
El pasaje de tener sirvientes (así suelen tratar a sus empleados) a tener colaboradores será una clara señal de que están ascendiendo en la escala evolutiva.
Al igual que en el Primer Círculo, la desconfianza es reina y señora, pero ahora se dispone de los medios necesarios como para colocar alarmas, vallados y también para habitar en barrios cerrados, con la ilusión de estar así a salvo de «los depredadores», (léase los carenciados).
Estas personas suelen sufrir de ataques de pánico, depresiones y somatizaciones varias, desconocidas por el grupo anterior, porque, como ya dijimos, los habitantes del Primer Círculo no pueden darse estos lujos.
También abundan el alcoholismo y las drogas, pero el primero se presenta enmascarado como bebedores sociales, y las drogas duras como la cocaína -llamada la droga de los ejecutivos- se utilizan para generar la energía suficiente para estar siempre en el frente de combate, al pie del cañón y sin soltar el timón ni siquiera por un instante. También se utilizan anfetaminas con la misma intención, pero además para «mantener a raya cualquier posible aumento de peso», ya que la delgadez da status.
En este nivel nacen la anorexia y bulimia, totalmente desconocidas e incomprendidas por los que sienten al hambre roer sus entrañas casi todos los días.
Es lamentable y penoso observar como estas patologías se están incrementando a niveles alarmantes, muchas veces bajo el beneplácito de las familias porque el exceso de peso es escandalosamente enjuiciado.
Es indispensable señalar que es en este Círculo donde el dinero permitiría que se desarrolle e incremente la sensopercepción, tan ligada a la sensualidad, brindando la posibilidad de orientarse hacia el Arte, actividad venusina por excelencia.
Venus, artífice de la autoestima, es un peldaño previo indispensable para el desarrollo de la conciencia jupiteriana (4).
Es la actividad artística, específicamente humana, la que contribuye maravillosamente a que el alma acceda a Niveles más elevados de conciencia, ya que la sutiliza notablemente, desarrollando y aún afinando cuerdas que permanecían ocultas o destempladas.

Con respecto a la salud, a medida de que se dispone de más dinero –que implica mejor educación-, las personas tienen acceso a la suficiente información para aprender a cuidarse más y mejor.
Pero, lamentablemente, la mayor parte de esta información es brindada por los «agentes de la Matrix» (5), volviéndolos más y más paranoicos, siendo así fácilmente manipulados por los grandes laboratorios y las instituciones dedicadas a «la salud».
Las obras sociales (o prepagas) han proliferado y la industria farmacológica ha crecido casi sin límites, de tal modo que la salud se ha convertido en un gran negocio para algunos, en detrimento de todos.
Influenciados por los medios, que en su gran mayoría son súbditos de los grandes intereses espurios, y por consiguiente están dedicados a acrecentar los temores, se vacunan contra todos los gérmenes imaginables, reclamando, además, que los examinen en todas sus cavidades y rincones. A esto se le llama medicina preventiva.
(Sugiero reflexionar sobre los brotes de gripes aviar, porcina, A, y su desaparición cuando se agotaron o vencieron las vacunas correspondientes)
Muchos son devorados por la «cosmética» de la enfermedad, a la que no se considera como una Maestra, sino que se la enmascara con paliativos de todo tipo (antidepresivos, ansiolíticos, somníferos, etc.).
Acorralados, también tratan de eludir la vejez y el deterioro del cuerpo.
Hay acceso a terapias de todo tipo, con las que se busca paliar el sufrimiento. También en este Círculo encontramos al pensamiento mágico, pero ahora proliferando en una enorme variedad de talleres y seminarios, donde se propone, «mágicamente», solucionar los problemas en unos cuantos encuentros.
Libros como «El Secreto» (sólo para mencionar uno) se venden como pan caliente, ya que alimentan este tipo de pensamiento mágico, facilista e ingenuo.
Si se tiene la suficiente conciencia como para buscar hasta encontrar al terapeuta y/o médico adecuado, éste será un maravilloso guía para acompañar en los primeros tramos Camino, ya que ayudará a su paciente a abordar sus núcleos de Sombra.

Es en la Morada de la Sombra ó Inconsciente, donde comenzará a encontrar respuestas.

La búsqueda de la Verdad sólo comienza al ver, comprender y abrazar las propias miserias.

Así termina el sufrimiento y comienza la etapa de Expansión de la Conciencia, donde el contacto con la Abundancia y la Confianza se convierte en una realidad interna, desde donde se irradian al entorno.
Entonces, ya se ha salido de los Círculos dolorosos del Infierno, y al comenzar a transitar el último peldaño de la Pirámide de Maslow, Autorrealización, ya se han abierto las Puertas del Cielo.

A las personas interesadas en el complejísimo tema «salud», les sugiero que lean «La enfermedad como camino» de Dethlefsen y Dalke.

Consideremos ahora el tema alimentación.
A medida que se incrementa el poder adquisitivo es posible acceder a todas las ofertas que el mercado brinda. Se puede probar de todo, pero, muchas veces se disfruta muy poco de esta posibilidad. Muchos, para mantener su status deben correr de lunes a domingo para no ser desplazados, para tener todo bajo control, para no perder, para ganar aún más, para…Observamos que la prisa y ansiedad que los consume los lleva hacia el consumo de comida chatarra o fast food. Este tipo de comida, ofrecido por grandes cadenas mundiales, va lesionando el organismo y deteriorando las papilas gustativas. Se traga pero no se come, de tal modo que poco a poco van perdiendo el contacto con las necesidades reales de sus organismos.
También existen aquellos que, con sus paladares saturados, concurren a ¿alimentarse? a restaurantes de moda que les cobran fortunas para ¿degustar? platos tan sofisticados que sus componentes han sido biodegradados, al punto tal que ya no se pueden reconocer sus materias primas.
El deseo (provocado y alimentado por los medios) los consume, convirtiéndolos en consumidores; como nada los satisface lo suficiente, el deseo no se aplaca y continúan corriendo detrás de quimeras e ilusiones.
Han sido magnetizados por la sofisticación sin contenidos, convirtiéndose en esclavos de los dictados de la moda, aún en la alimentación.
Es imprescindible establecer la diferencia entre sofisticación y refinamiento.
La sofisticación exponer formas sin contenidos. El refinamiento, en cambio, está ligado al Arte de Vivir, al goce sutil, a la armonía y a la estética (Venus, nuevamente).
El concepto de estética también ha sido desvirtuado, reduciéndose a expresiones «cosmetológicas», cuando en realidad es la rama de la filosofía que tiene por objeto el estudio de la esencia y la percepción de la belleza. Una de las razones de que esté tan bastardeado el término Belleza, es porque la estética se ha apartado de la ética (6) (Saturno).

En cuanto a la sexualidad, en los primeros niveles del Segundo Círculo muchos individuos están ubicados entre estos extremos: promiscuidad – represión.
Es así como el mundo está saturado de pornografía, donde se degradan hasta extremos inimaginables hombres y mujeres (incluyo a los consumidores).
También proliferan los que han malentendido las enseñanzas religiosas y acuden a múltiples medios para ahogar las voces de su sexualidad. Si bien está sujeta, al igual que en los animales, a procesos hormonales, el género humano tiene la posibilidad ¡y la necesidad! de acceder a niveles sagrados de la misma.

A medida que el alma sigue su proceso evolutivo, va estableciendo contacto, gradualmente, con el Principio de Generación enunciado en el Kybalion, que dice:
«La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino…».

En este mismo compendio de sabiduría, se relaciona este Principio con la sexualidad y con la creación de todo lo viviente, gracias al encuentro y re-unión de las entidades masculina y femenina.
Y concluye diciendo:
«Para el puro todas las cosas son puras; para el ruin todas las cosas son ruines».

Las personas de este Círculo, si bien ya han trascendido las características primitivas del primer grupo, aún están dominadas por una gran desorientación, alimentada por una profunda ignorancia. En este ámbito encontramos mucho sufrimiento.
Sin embargo, ahora se dispone de los medios como para cultivar tanto el erotismo como la sensualidad. Al comienzo el erotismo es aún muy primario, y rápidamente se tiñe con los deseos que dispara la mente mecánica, siempre sometida a los condicionamientos del mundo y «las leyes del mercado». Pero, a medida que las personas avanzan en edad, muchas no sólo envejecen sino que van ganando en experiencia y madurez.
El proceso de refinamiento continúa, se sutilizan los cuerpos densos, y se accede al delicado ámbito del encuentro amoroso, – sensual, sexual y erótico -, donde las almas hacen el amor utilizando a sus cuerpos físicos como instrumentos.
Naturalmente, que estas personas ya se encuentran en el Ámbito de la Gracia, Júpiter, guiados por la más exquisita expresión de la energía venusina.
Para ampliar el concepto de erotismo (que comúnmente se relaciona sólo con sexualidad) sugiero investigar la obra de Sigmund Freud, quien relacionó a Eros con la pulsión de Vida.

El dinero ya no es un medio sino que se ha convertido en un fin.
En el octavo trabajo de Hércules, relacionado con Escorpio, el Dinero es una de las cabezas de la Hidra, monstruo al que este semidiós debe enfrentar y vencer.
Al manejarse sumas más importantes, se ha olvidado el valor de un centavo, y perdido la capacidad de comprender lo que éste significa para los carenciados.
La Hidra sigue devorando conciencias, ya que los habitantes de este Círculo, acicateados por el miedo, nunca tienen lo suficiente.
Aquí se encuentran los verdaderos depredadores, que llegan a comportarse como aves de rapiña: avistan la presa y se lanzan a cazarla, en una disputa encarnizada con otros depredadores (puestos ejecutivos, mansiones, obras de arte…).
La perversión – significa que «algo se ha salido de curso»- alcanza sus notas más altas en esta área. Se observa claramente que las personas dominadas por el Principio de Escasez, van deslizándose hacia la codicia y muchos también hacia la usura.
¿Acaso el sistema bancario actual no es un Gran Usurero?
Hay un sinfín de ejemplos para ilustrar la decadencia de nuestra cultura capitalista, pero basta mencionar al actual colapso del sistema económico financiero, uno de cuyos primeros indicadores fue la bancarrota de empresas del nivel de la estadounidense Enron (7).
Así como todos los grandes imperios han colapsado (el último fue el Imperio Romano), estamos ahora presenciando – y viviendo- el colapso del Gran Imperio Capitalista, responsable de la hambruna y enfermedad de millones de seres humanos.
Es importante destacar que están surgiendo señales promisorias de cambio: Bancos como Grameen, -conocido como el Banco de los Pobres- creado por el economista Muhammad Yunus, quien recibió el Premio Nobel de la Paz de 2006-, y la reciente donación de buena parte de sus fortunas de varios millonarios estadounidenses, entre los que se cuentan Buffet y Gates.
Sirvan estos ejemplos para inspirarnos a todos y desarrollar una conciencia más holística, de coparticipación y distribución equitativa de los recursos.
Jacob Needleman hace un interesantísimo análisis sobre el dinero en su libro «El dinero y el sentido de la Vida».
Dice: «…La moneda, el dinero como objeto, estaba destinado a servir de herramienta, a ser un instrumento para facilitar las necesarias interacciones humanas en el mundo material, pero ayudando al mismo tiempo a recordar al hombre su subordinación a Dios y a las leyes morales de Dios. Los preceptos morales rectores del intercambio de dinero enlazaban verticalmente esta actividad con los mandamientos divinos; y en sí misma, la naturaleza del pago en dinero daba testimonio de la dependencia horizontal, material, de los seres humanos entre sí.
El intercambio de dinero serviría como un recordatorio constante de interdependencia recíproca (…) el dinero puede comprar casi cualquier cosa que deseemos; el problema es que tenemos tendencia a desear sólo las cosas que el dinero puede comprar. El dinero puede resolver casi todos los problemas, pero la solución nunca es duradera…Depender del dinero es depender fundamentalmente de una fuerza que es ajena, exterior, a la iniciativa y profundidad interior del individuo…»


Como consecuencia natural de la relación que establecemos con el dinero, vamos a analizar ahora los principios éticos.
Es en el Segundo Círculo donde el individuo se convierte en inmoral, ya que conoce las leyes…humanas, pero busca hasta encontrar los medios para eludirlas o torcerlas a su conveniencia.
¡Y vaya si los encuentra! Si hasta hay un refrán popular que dice «Hecha la ley, hecha la trampa».
El ámbito de la justicia es uno de los más corruptos en el mundo entero, ya que tienen en sus manos los argumentos «legales» (¿o deberíamos llamarlos ardides legales?) para defender lo indefendible y/o condenar al inocente.
Es el dinero el que determina inocencia o culpabilidad; no es una novedad que los adinerados eluden una y otra vez a la justicia, y también que hacen justicia por sus propias manos pagando sicarios para que ejecuten a los indeseables.

En este Círculo la mayoría comienza a transitar el Sendero del Dolor a través de pérdidas, sobretodo de dinero, de salud o de algún ser querido. Pero, hasta que no comiencen a preguntarse el Porqué ó Para qué de los acontecimientos que sufren, no vislumbrarán las Grandes Leyes (ya mencionadas en el Kybalion), retorciéndose de angustia y sufrimiento.
Para iniciar la Senda de la Purificación, siempre ligada al dolor, tendrán que aprender los principios éticos que rigen al Universo, enunciados no sólo en las leyes kármicas del Kybalion, sino también en todas las religiones.

La Ley de Causa y Efecto lo dice con claridad:
«Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa;
todo sucede de acuerdo con la Ley…»


Consideráramos a continuación religiones y sistemas de creencias.
La mayoría de las religiones se apoya en principios morales, enseñando a sus fieles a incorporarlos.
En el Segundo Círculo las personas son y están razonablemente educadas (es decir, informadas), mostrando con frecuencia dos extremos: dogmáticos o ateos.
En los primeros predomina el «temor a Dios». En los segundos el cientificismo los lleva a proclamar su inexistencia.
Se evidencia que en lugar de seguir un proceso de purificación y de sutilización gracias a las diferentes religiones o sistemas filosóficos, que llevan a comprender nuestro Origen y a dar sentido a la vida, se cae fácilmente presa de dogmas y en abismales batallas entre el Bien y el Mal.
Pecado, Infierno y Demonios varios hincan sus dientes en las almas de los creyentes, quienes se aferran aún más a dogmas creyendo así eludirlos y alcanzar el Cielo.
Nada más alejado de la Gracia que el temor a Dios.
Tal vez, el ateísmo sea una manera de escapar de esta visión dantesca de la vida.
Del dogma a la fe (cualquiera que fuere) es un proceso que todos y cada uno debemos seguir. Religión proviene del latín re ligare, que significa re-unir, volver a unir.
Implica, como ya dijimos, recordar nuestro verdadero Origen: somos hijos de hombre e hijos de Dios.
Somos simultáneamente habitantes de dos mundos, el material y el espiritual.
Esta es nuestra Cruz.
Esta es la hazaña que desplegamos en la Tierra, a través de encarnaciones.

Con respecto a la familia, aquí los individuos se van deslizando, inevitablemente, hacia una conciencia clánica – lunar, donde lo más importante es que los miembros de su familia «estén bien». Si hubiera hijos, se intenta procurarles los mejores colegios, los mejores estudios, la mejor tecnología, para que puedan competir y tener éxito en la vida.
A medida que se asciende en la escala social, el deporte es incentivado en familias y escuelas, pero convengamos que es también notoria la separatividad, ya que suelen elegirse deportes elitistas para marcar una neta diferencia con los potreros de las villas.
A los hijos se los incentiva hasta el paroxismo, logrando individuos tempranamente obsesivos y paranoicos, que en algunas culturas, como China, llegan al suicidio cuando fracasan en sus objetivos.
Priman los más diversos temores que vuelcan, muchas veces de modo inconsciente, sobre los hijos.
Volvemos a percibir la falta de conciencia jupiteriana, ya que muchos adultos, tragados literalmente por el materialismo, no pueden oficiar de guías para sus hijos, porque ellos han perdido el Sentido de la Vida.
Padres que han perdido o que nunca encontraron su rumbo forman hijos tomados por el escepticismo, el materialismo y la superficialidad.
Dentro de la institución «familia», como así también en los sistemas pedagógicos vigentes, existe múltiples dicotomías: éxitos y fracasos, premios y castigos, bueno y malo, blanco y negro, con una notoria ausencia de matices (nuevamente opera Saturno en un nivel poco evolucionado).
En muchos hogares, para asegurarse su futuro y el de sus hijos, trabajan ambos progenitores, que si bien es un gran logro para ambos sexos, también trae consecuencias inevitables como el tener que dejar a sus hijos en manos de otras personas que no pertenecen al núcleo familiar.
Ante esta situación, muchos padres – y sobretodo madres-, acosados por la culpa, sobrecompensan con regalos, salidas de fin de semana y/o vacaciones ostentosas (léase «caras»).
Una postura «jupiteriana», podría ser tratar de vivir calidades de tiempo con los hijos(con jovialidad, alegría, juegos y actividades adecuadas, etc.), sin sentir culpa por el déficit de cantidad de tiempo pasado con ellos. La familia estaría en condiciones de disfrutar del tiempo disponible para estar juntos sin sentirse agobiados por reproches ajenos ni auto recriminaciones.
Debemos tener presente que el concepto de Familia está cambiando ya hace décadas y que aún no ha emergido una nueva forma satisfactoria para esta etapa planetaria.
Es un proceso inexorable que se inició en la Primera Gran Guerra.
Estamos transitando una etapa de grandes y profundos cambios y aún no se alcanza a vislumbrar una salida, un nuevo modelo.
Hay muchos intentos y muy diversos, como las familias ensambladas, adoptivas, de homosexuales, etc.
Poder transitar esta crisis (palabra que significa oportunidad y cambio) sin caer presa de prejuicios y mandatos, requiere una gran capacidad de observación, una mente amplia y un corazón abierto.

Es prácticamente inevitable que las personas que habitan los diferentes niveles del Segundo Círculo tengan que atravesar el Umbral que separa al sufrimiento del Dolor.

El primero es estéril por repetitivo. Una y otra vez las personas se golpean con la misma piedra, poniendo en evidencia su incapacidad para verse a sí mismos con honestidad y humildad.
En cambio el Dolor es un Gran Maestro que tamiza a las almas, separándolas, y orientando, a las que logran atravesarlo, hacia la conciencia de Gracia:
todos, absolutamente todos, recibimos todo lo que necesitamos en todo momento.

Pero los seres humanos sufrimos porque nuestros deseos egoicos rara vez coinciden con nuestras Necesidades.

Dice Jacob Needleman:
«…El infierno es el estado en el que no podemos recibir lo que necesitamos de verdad a causa del valor que atribuimos a los que meramente deseamos. Es un estado de máxima privación, es decir de pobreza…».

En los textos de Alquimia psicológica de Carl Jung y Marie Louise von Franz (por mencionar a dos entre muchos) el tema principal gira alrededor del Dolor y de la necesidad de no huir cuando se presenta, ya que brinda la posibilidad de comprender su origen y también su propósito: en todos los casos se trata de alcanzar una combinación de fortaleza con sensibilidad.
La Gran Fuente Universal satisface las necesidades de todas sus criaturas, pero cada criatura debe alzarse hasta ella, en un esforzado Camino de retorno al Hogar.

Así se produce el pasaje del Tener al Ser: «Ser o no Ser», esta es la cuestión


El Quinto Peldaño: Autorrealización

Recordemos los conceptos que relaciona Maslow con este nivel evolutivo: Moralidad – Creatividad – Espontaneidad – Falta de prejuicios – Aceptación de hechos y Resolución de problemas.
Sólo haré una mención de cada uno de estos puntos, para facilitar la comprensión de las características de este nivel.

Moralidad: para poder salir de los Círculos del Infierno, es fundamental, como ya hemos visto, la internalización de principios éticos (Saturno)
Creatividad: podríamos decir que se manifiesta en la capacidad de encontrar variadas soluciones a problemas comunes, y también de enriquecer la vida usando una variada paleta de matices.
Espontaneidad: basta decir que etimológicamente esta palabra deviene de sponte, que significa Fuente (concepto jupiteriano). La persona espontánea es vital, alegre, y confía en la Vida y su prodigalidad.
Falta de prejuicios: prejuicio significa, literalmente, «juicio previo». Los hemos visto en los dos Círculos del Infierno, produciendo temores y aislamiento.
Aceptación de hechos: para acceder a esta cualidad hace falta haber desarrollado suficiente conocimiento como para Comprender lo acontecido. La secuencia para llegar a la Aceptación que plantea Maslow es la siguiente: Conocer – Comprender – Aceptar. Sólo enuncio la secuencia porque son temas complejos, ligados a la Alquimia psicológica, y relacionados con la Sublimación (Sublimatio)
Resolución de problemas: esta posibilidad surge del desarrollo de todos los puntos anteriores. Haber solucionado un problema significa que se ha comprendido el origen (la causa) del mismo. Sólo de este modo se evitará la repetición del mismo.
Ya no se tropezará nuevamente con la misma piedra.

Habría otras cualidades para mencionar, pero quisiera mencionar la generosidad auténtica, la que proviene del Ser.
Dice un viejo refrán: «Cada uno da lo que tiene»

En este nivel de conciencia las personas se sienten cobijadas por las Alas Protectoras de La Gracia. El mítico Cuerno de la Abundancia se convierte en una realidad que no guarda ninguna relación con la búsqueda insaciable de riquezas con las que los individuos pretenden encontrarlo.
El Universo ha sido creado por Amor.
Esto implica que las necesidades del Ser son siempre satisfechas.

Haber alcanzado este nivel evolutivo no implica que la batalla haya terminado, ya que aún habrá que continuar desmalezando y sutilizando nuestras moradas interiores. Pero, habremos dejado de ser neuróticos graves (personas incapaces de verse a sí mismas), y tendremos en nuestra mente, corazón y manos las herramientas –o armas- para no dejarnos arrastrar por los condicionamientos y presiones que impone el medio.

En lugar de estar sometidos a mandatos habremos encontrado nuestra Misión.
Ella se revela (deja de estar velada) cuando empeñosamente hemos buscado el Sentido de la Vida y hemos atisbado nuestro Origen: el mundo Espiritual.


La conciencia de Gracia y de ser agraciados, el sentimiento de Plenitud, y la Abundancia con la que somos bendecidos permitirán que podamos sobreponernos y transitar las duras instancias con las que aún puede enfrentarnos la vida.

«Quien tiene porqué vivir, puede soportar casi cualquier cómo»
Friedrich Nietzsche.


La expresión «gracias» no es una mera frase educada y convencional. Es, por sobre todo, una palabra mágica, un encantamiento sagrado, un poderoso mantram trasmitido a todas las personas por los grandes maestros espirituales y sus discípulos más iluminados.
Para concluir, incluyo párrafos del libro «Ciencia y espiritualidad» de Rupert Sheldrake y Matthew Fox, biólogo y clérigo, respectivamente.

La Gracia es el amor incondicional, es una bendición.
El Universo ha sido una bendición y una gracia durante miles de millones de años.
El Universo se estructuró y todo eso fue Gracia.
Ninguno de nosotros tuvo que hacer valer su derecho a estar aquí o para que la bola de fuego original alcanzara la temperatura justa y la correcta proporción expansiva.
Hemos sido amados desde el comienzo.
Uno de los pasajes más poéticos de El origen de las especies, de Darwin, es aquél en el que señala que no podría haber flores antes de que existiera un ojo para verlas.
Los animales son también una gracia. Observando a mi perro noté que él jamás dudó de su derecho a estar ahí y de ser perro. ¿Qué más se le puede pedir a un perro?
Aparentemente, los humanos somos los únicos que no estamos llenos de gracia.
Yo diría que ésta es la máxima diferencia entre los humanos y los que no lo son: los que no lo son están todos llenos de gracia.
Tal vez, este es nuestro desafío: volver a contactar con ella, y reconocernos como «benditos».




(1) Partiendo desde su base, la Pirámide Caldea está constituida por los siguientes escalones: Luna – Mercurio – Venus – Sol – Marte – Júpiter – Saturno
(2) Tanto la psicología transpersonal como la Antroposofía, diferencian al Ser ó Yo Superior ó Sí Mismo, del ego, personalidad o pequeño yo.
(3) Responde a la teoría de la reencarnación: en la memoria del alma han quedado alojados los sufrimientos vividos en otras vidas. Además, en la () especie humana aún subyacen los recuerdos y profundas huellas de los períodos de extrema escasez vividos a lo largo de nuestra evolución.
(4) Se consideran planetas blandos a Luna, Venus y Júpiter, en este orden. Mercurio, Marte y Saturno son considerados duros.
(5) Me refiero al film «The Matrix», donde se expone un mundo virtual, habitado por gente dormida, que sirven de alimento – igual que baterías-, al Poder.
(6) Heidegger dice que la Ética es el pensar que afirma la morada del hombre en el ser, la verdad del ser como elemento originario del hombre. Se trata del «lugar» que el hombre porta en sí mismo, de su actitud interior, de su referencia a sí mismo y al mundo
(7) Enron Corporation fue una empresa de energía con sede en Houston, Texas que empleaba cerca de 21.000 personas hacia mediados de 2001 (antes de su quiebra). Una serie de técnicas contables fraudulentas, apoyadas por su empresa auditora, permitieron a esta empresa estar considerada como la séptima empresa de los Estados Unidos, y se esperaba que siguiera siendo empresa dominante en sus áreas de negocio. En lugar de ello, se convirtió en ese entonces en el más grande fraude empresarial de la historia y en el arquetipo de fraude empresarial planificado. Enron solicitó protección por bancarrota en Europa el 30 de noviembre y en los Estados Unidos el 2 de diciembre de 2001.

Compartir este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email